Nicaro, la sombra del ayer

Han pasado algo más de dos décadas desde aquella serie de propaganda castrista, producida por los estudios del entonces Canal Seis. La trama sólo dejaba ver la supuesta explotación a que los ejecutivos norteamericanos sometían a los trabajadores cubanos en la fábrica niquelífera oriental, enclavada en el exótico Lengua de Pájaro. Sólo entonces los trabajadores se revelaron contra los empleadores, exclusivamente en aquella época los sindicatos discutían contra sus superiores. El culebrón terminaba con el “happy end” de la nacionalización de la fábrica y la constitución de una empresa verdaderamente socialista. Peró, ¿cuánto ha pasado desde entonces?

Aparte de las informaciones sobre el inminente cierre de la fábrica, muy poco se habla de la ineficiencia y las fallas en el sitema de extracción laterítica, la prensa, como un secreto de estado, ha cerrado bien su caja fuerte y nada dice sobre la pobreza del mineral existente. La emanación de gases y otras sustancias tóxicas han hecho de Nicaro y Moa verdaderos hospitales andantes. No tengo la cifra exacta (eso solo lo saben las autoridades sanitarias), pero son muy comunes en ese lugar los padecimientos cancerígenos, las afecciones pulmonares y renales debido a la ingestión del agua, por sólo citar los ejemplos de los que más se comenta entre los lugareños.

Una cara, para nada publicitada de la flamante empresa socialista es la indigencia a que se ven obligados los pobladores de Nicaro debido a la necesidad de recursos y su decadencia casi total de las estructuras municipales en Mayarí. Con una riqueza tal en sus entrañas, es sin embargo un poblado recostado a la gobernatura de su cabecera municipal. Unos bloques de edificios que sólo parecen eso: bloques y no viviendas dignas, son edificaciones hechas a la manera soviética de los años ’60 del pasado siglo es la riqueza habitacional que han heredado quienes llenaron por cinco décadas las arcas socialistas. Las estadísticas aveces son díficiles de esconder y datos recientes de la Asamblea del Poder Popular en Mayarí alertaban sobre el alto índice delincuencial juvenil en la zona, debido, según los especialsitas, a la falta de opciones recreativas para los jóvenes. Hace más de veinte años se detuvo la supuesta garantía empresarial de ofrecerles viviendas a sus trabajadores, con el paso del tiempo fueron pasando a retiro los que iniciaron su vida laboral entre los años ’60 y ’70 y ahora es fácil ver el desenchufe: una serie de barrios marginales que son acosados una y otra vez por inspectores de la Unidad Municipal Inversionista de la Vivienda y otros organismos supervisores.

En el año 2009 Kevin Vega Rios, trabajador de esa fábrica me hizo llegar su alarma, residente en un barrio marginal,sin documentos acreditativos se veía casi obligado a abandonar su morada. Fue multado varias veces hasta que debido a sus padecimientos  y las denunncias reiteradas de la prensa independiente, cesaron las amenzas contra su pequeña familia. Hay otros casos  como él, hay una cara más oculta, que aún con el cierre definitvo de la fábrica no saldrán a flote, no serán siquiera pasto del mejor periodismo investigativo. Esperemos lo que se avecina, cuando empiecen a desmontar los andamios y la herrumbe podrida de casi un siglo de existencia, estarán desmembrando también la armazón del capital humano, las escencias de un pequeño pueblo queu na vez se creyó feliz, próspero, eficiente.

 

12 thoughts on “Nicaro, la sombra del ayer

  1. VISITE NIKERO PORQUÉ LOS PADRES Y FAMILIAS DE LA MAMA DE DOS DE MIS HIJOS. SON DE NIKERO.HACE CASI VEINTE AÑOS. Y DE BERAS ME ENCONTRÉ CON CASAS BIEN POBRES. . TREMENDO ATRASO. QUE ABUSO.

    Me gusta

  2. Ser bueno es el único modo de ser dichoso.
    Ser culto es el único modo de ser libre.
    Pero, en lo común de la naturaleza humana,
    se necesita ser próspero para ser bueno.
    José Martí
    Carta abierta del Servicio de Cirugía General del Hospital Calixto García al Primer Secretario del PCC y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz
    El hospital Calixto García de la Habana tiene como misión brindar atención médica especializada preventivo-curativa y de rehabilitación de forma ininterrumpida a la población, mediante asistencia médica de calidad y alto nivel profesional[1]. Con sus más de 100 años de historia ha sido una escuela permanente de los cirujanos del país, y un elemento importante en la lucha de nuestro país por su independencia; muchos de nuestros profesores fueron combatientes de la clandestinidad[2] y brillantes médicos en misiones internacionalistas de gran importancia. Los cirujanos de este hospital, respetando el juramento hipocrático[3], se han caracterizado históricamente por ser críticos y autocríticos, pero sobre todo combativos ante las dificultades, las decisiones mal tomadas, y los múltiples errores que afectan a nuestra nación, y que poco a poco ponen en peligro el futuro, considerando la salud como un pilar de las transformaciones surgidas en el periodo revolucionario, y nuestro deber brindar una atención médica profesional y digna, acorde a los adelantos científicos del siglo XXI.
    Luego de innumerables informes a la jefatura de servicio, la dirección del hospital, de discusiones en el seno de los núcleos del PCC, y la imposibilidad de participar en análisis a otros niveles con los dirigentes del ministerio desde hace mucho tiempo, donde el personal médico plantee sin restricciones sus opiniones[8] y formas de resolver los grandes problemas que hoy afectan al sector de la salud y que incluye desde la formación hasta la atención médica directa, un grupo de cirujanos consideró su deber elemental[8, 9, 10], y acordó enviar esta carta a su persona, con el único fin de informarle elementos sumamente graves en la atención al pueblo cubano, que al parecer por el tiempo que viene sucediendo en la salud pública en general y en nuestro hospital en particular, y la falta de proyecciones inmediatas para resolverles, son desconocidos por la alta dirección política del país, contrastando en proporción inversa con el discurso oficial de nuestros medios de difusión
    La atención médica, y sobre todo quirúrgica, en nuestro centro, es un gran desastre, caracterizada por:
    – Hospital destruido en su estructura física, por su edad e innumerables reparaciones de pésima calidad y corta duración.
    – Falta de importantes recursos en la atención a los pacientes por distribución inadecuada, por gestiones insuficientes o por exceso de trabajo ante la reducción de la actividad en otros centros por causas similares.
    – Deterioro humano mental acompañante por la pérdida de la mínima atención al hombre, que bajo largas jornadas de trabajo gratuito en un número importante de horas, y en un país donde las gratuidades se terminaron, tienen un confort para su trabajo que está por debajo de la de cualquier lugar pobre del mundo.
    Nuestro centro hospitalario, en el aspecto quirúrgico, se ha ido reduciendo, de unos 30 salones para todas las especialidades, a no más de 10 en la actualidad, los que aún con gran destrucción brindan esta vital atención al pueblo; las irregularidades en estos salones, sus continuas roturas de aires acondicionados, falta de agua, falta de equipamiento adecuado en algunos de ellos, provocan que pacientes con cáncer no puedan ser intervenidos a tiempo en nuestra institución, que otros con patologías benignas susceptibles de ser resueltas de forma mediata a su diagnóstico lleguen complicadas por la falta de rapidez en la solución de sus problemas, y como si esto fuera poco, las patologías urgentes también tienen grandes dificultades. Estas, que constituyen un número importantes de casos, que llegan remitidas de cualquier lugar de la ciudad, muchas veces mal enviadas, poniendo en peligro la vida de los pacientes y causando incluso muertes que teóricamente se podrían haber evitado, y a pesar de que es la única prioridad quirúrgica con que trabaja el hospital una buena parte del tiempo, deben en ocasiones esperar más de 24 horas entre su anuncio y su intervención urgente, debido sobre todo a la falta de disponibilidad de salones, del personal suficiente y adecuado, pero además al cansancio físico y psíquico de los médicos que plantean, replantean y discuten los problemas a todos los niveles posibles y/o hacen buena parte de las veces de camilleros, de auxiliares de limpieza, además de cargar con toda la responsabilidad de un paciente enfermo ante su familia, el propio paciente y la sociedad. Las deficiencias en el sistema de atención médica son tan graves, en nuestra opinión, que nos obliga por estas cuestiones y otras de recursos que se mantienen de forma transitoria o permanente, a no brindar una atención profesionalmente ética y digna a nuestro pueblo, como es nuestro sagrado deber.
    Por otra parte, las reparaciones emprendidas en nuestro centro, y que llevan más de 10 años de ejecución, poco han cambiado la inviabilidad de un hospital horizontal en los tiempos actuales; la mayoría de las reparaciones son coloretes a edificios viejos, realizados con una pésima calidad y, por supuesto, una corta duración, lo cual aumenta la frecuencia de la nueva reparación. Salas que han demorado 10 años, hoy se desmoronan 4 meses después de su apertura, ante el primer aguacero; filtraciones, derrumbes en los falsos techos, y un número importante de áreas declaradas inhabitables, constituyen el diario en nuestro trabajo y la estancia de nuestros pacientes. Las suspensiones de operaciones por causa del clima, del agua, insuficientes salones, o de cualquier cosa, dejaron de ser imprevistos, para convertirse en algo cotidiano. Ya las unidades quirúrgicas dejaron de ser las que tienen que estar listas para resolver los problemas de los pacientes, ahora somos los cirujanos los que tenemos que priorizar a uno u otro paciente en una lamentable y desgastante búsqueda de oportunidades quirúrgicas para un cubano que solo conocemos lamentablemente por causa de su enfermedad.
    Solo a este panorama deprimente necesitamos sumarles las condiciones de confort que tienen los médicos y el personal en general, donde empezando por un salario que no le alcanza para vivir a él y a su familia, una atención degradante en los servicios de trabajo y guardia, que incluyen la ausencia de un lugar para descansar en las largas jornadas quirúrgicas o de trabajo, los varios kilómetros caminados en el recorrido entre salas, bajo el polvo, el sol y muchas veces la lluvia, la pésima calidad y suficiencia de la alimentación, la falta de un lugar decente donde practicar sus necesidades fisiológicas, y duchas para refrescar en el intenso calor o su limpieza ante una intervención contaminante, casi obligan, cuando se convierten en permanentes, a cambiar mentalidades. La fatiga, bien estudiada duplica las complicaciones[4, 5, 6, 7]; si además adjuntamos la cifra ridícula de 10 litros de gasolina que le dan mensualmente a los afortunados que tienen autos, y que no alcanza ni para ir al trabajo la primera semana del mes, entre otras muchos maltratos, se completa el cuadro de deterioro que influye de forma determinante en la atención medica que se le brinda al pueblo. Hoy es imposible pedirle a un médico, aún con auto, que acuda al hospital en el horario de la noche a ver su paciente operado, o que venga el domingo, como ha sido habitual en los cirujanos históricamente; más que eso, es imposible pedirle que venga a reintervenir un paciente complicado a las 10 PM y que no hace falta ser muy inteligente para saber lo que pasa con un caso que se ha tenido que reintervenir 5 veces por cirujanos distintos.
    Nosotros consideramos que esta situación desastrosa indiscutiblemente genera complicaciones en los pacientes, donde estudios demuestran que después de 6 horas de trabajo de un cirujano las complicaciones se le multiplican [4, 5, 6, 7]; por supuesto, hablamos de trabajo con confort adecuado. También en muchos casos, la muerte, que le brindamos cuando se trata de un paciente terminal que casi no tiene salvación, no es éticamente digna, pues no se puede hacer con él lo que merece o lo que se debe hacer, en el tiempo que se debe hacer: ejemplos múltiples tenemos todos los cirujanos que laboramos en este centro, y gran parte de la población que observa y critica que lo que se dice en el panorama informativo nada tiene que ver con nuestro país y nuestros hospitales.
    Pensamos que el gobierno nuestro tiene compromiso en todo esto, pues existen para satisfacer las necesidades del pueblo, para resolver los problemas del pueblo, de los trabajadores, porque simplemente son los responsables de mantener los centros hospitalarios, de que los trabajadores se formen adecuadamente en un sistema educacional justo y de calidad, que les imprima una educación ética y consecuente con la labor que van a realizar, o nadie piensa por qué los médicos, ingenieros, constructores, en las misiones se entregan en su trabajo: lo hacen porque el trabajo genera su mejoría, la de su familia y la de la sociedad donde viven, pero por desgracia, eso solo se alcanza en nuestro país saliendo del mismo, saliendo del país que nos vio nacer[10], el que es nuestro, por derecho, el que nadie, absolutamente nadie, tiene el derecho de arrebatarnos nuestra identidad por ningún concepto, y por el que debemos entregar incluso la vida para que siga siendo nuestra nación independiente.
    Las desgracias narradas no vienen solas, llegan despacio cuando se mantiene por años la inversión del nivel de vida de las personas con su capacidad y entrega, ley socialista bien conocida por todos: “a cada cual según su trabajo”. Cuando los gobiernos, con sus leyes, decretos, circulares especiales, y sus decisiones y disposiciones, van comprometiendo el futuro, ¿hasta cuándo vamos a agradecerle a la generación del centenario por haber cumplido con su deber y su obligación de liberar a Cuba, mientras nuestra generación espera para cumplir con su deber de desarrollar y darles a nuestra familia, a nuestros hijos, a nuestros hermanos cubanos la vida que se merecen, mientras las destructoras huellas de la corrupción transitan con libertinaje singular para cada lado de la sociedad al que se pueda dirigir la mirada? Como decía José Martí: “en lo común de la naturaleza humana, se necesita ser próspero para ser bueno”. El gobierno es responsable de todo esto, y no solo de saberlo, sino también de resolverlo. Por eso, y antes de que continúe siendo tarde y sucedan acontecimientos como los del hospital de Mazorra, decidimos en este colectivo de médicos, sacrificados, trabajadores, dedicados, éticos, y sobre todo bien mal tratados, informar a usted y a los responsables de todas estas preocupaciones, graves en nuestra modesta opinión, desde este lugar tan subvalorado en la escala social como lo constituye el heroico e histórico servicio de cirugía general del hospital más antiguo de nuestra querida patria.

    Me gusta

  3. Muy buena esa carta, esa carta esta escrita por los medicos del dia a dia, seran los americanos los culpables? por que hay gasolina para los chivatos veladores de disidentes y para los medicos no????

    Me gusta

  4. Detener un abogado que además de esposado y encerrado en un calabozo sin algún cargo y sin Acta de Detención de seguro provocara un revuelo en la opinión publica nacional e internacional.

    Todos juntos a pedir la liberación incondicional del joven abogado Veizant Boloy. Cubanos, apoyemos la Asociación Jurídica Cubana (AJC) cubanos apoyemos la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU)

    Me gusta

  5. La política actual de hostigamiento, tortura y violencia que sostiene el gobierno de Cuba contra los que protestan pacificamnete esta a punto de provocar el estallido de todo un pueblo. No se dan cuenta los jefes en el poder que la población observa callada como la policia arremete contra sus vecinos y se pierde el respeto a las autoridades y por consecuencia el miedo. No saben ustedes en el poder que las instituciones apenas funcionan, que las industrias están semiparalizadas , la infraestructura colapsa, la contaminación ambiental no cesa, la corrupción ha hecho metástasis, que personas claves abandonan su puestos y que la juventud esta profundamente insatisfecha. Ustedes los del poder, no se dan cuenta que los hombres cubanos de dentro y fuera perciben su cobardía cuando le pegan a las mujeres, destruyen casas, arrojan animales muertos, queman pertenencias y agraden a niños. Su revolución es una vergüenza.

    Cubanos, apoyemos la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU)

    Me gusta

  6. Hermanos cubanos, existe la obligación moral de detener la avalancha represiva que continua desatándose en nuestra isla. La violencia desmedida contra los ciudadanos que protestan pacíficamente en nada se relaciona con salvaguardar nuestra soberanía e independencia ni con preservar los programas sociales por los cuales se ha pagado un altísimo precio en los últimos 53 años. Los cimientos de la nación se desploman antes las arcas vacías de muchas décadas, el continuo éxodo de la población hacia todas partes del planeta y el aislamiento del resto del mundo por interminables años. Las personas y sus familias que toman las dediciones importantes del país rehúsan aceptar que la sociedad continua apartándose de la civilidad y convirtiéndose en una jungla de la ley del mas fuerte sin importarles que el vicio de el atropello y la infamia empujan a la nación a un vacío de incalculable profundidad que amenaza con ensangrentar una ves mas la historia de Cuba. Por esto se impone la necesidad de buscar alternativas pacificas para desafiar al poder, y ahora mas que nunca, cuando la hora se agota y el momento se acaba, unir nuestras fuerzas por la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU)
    Your comment is awaiting moderation.

    Me gusta

  7. Para Yoani Sánchez:
    Censura en “Generación Y”.
    Está sucediendo lo increible en el blog de Yoani Sánchez en el cual se ha instaurado una férrea censura con no publicación o el borrado de comentarios mediante administradores que no son Yoani Sánchez y que actúan mediante sus puntos de vista y criterios.
    La censura ha llegado al punto de borrar comentarios que se oponen a esa llamada “moderación” por considerarla contraria a los principios del blog.
    Como es lógico ello ha conducido a la disminución del número de comentarios y que muchos hayamos abandonado el blog.
    En mi opinión la censura le quita autenticidad y credibilidad a GY y lo coloca al mismo nivel que los blogs oficialistas castristas.

    Me gusta

Te invito a comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

sin EVAsión

Un blog por el derecho a ser libres

Lunes de Post-Revolución

Un blog por el derecho a ser libres

Neo Club Press Miami FL

Un blog por el derecho a ser libres

14 y Medio - Generación Y

Un blog por el derecho a ser libres

Cubanet

Un blog por el derecho a ser libres

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.821 seguidores

%d personas les gusta esto: