El país que grita y el país que espera

Imagen

 

Imagen

 

 

Imagen

 

Está por comenzar la campaña nacional del beisbol en Cuba. Otra vez los graderíos de toda la nación escucharán los gritos desenfadados de aquellos que apuestan por sus selecciones locales y la isla tendrá noticias del fervor contenido de sus hijos. Los piqueteros más conocidos en los pueblos del interior organizarán viajes a las capitales provinciales alquilando camiones para ver los partidos de ida y vuelta> no importa regresar en la alta noche, para ellos el valor de ese sacrificio es tá en ver a los prospectos locales luciendo las camisas de la región y gritar bien alto las consignas de su equipo, los improperios permitidos, las obscenidades propias de un espíritu contenido en la rabia y la frustración. Muchas veces me he preguntado por el día en que ese vocerío indetenible tome el cauce de la desobediencia civil, de la inconformidad que late puertas adentro, con los fogones apagados, las esperanzas chamuscadas y los sueños rotos. Cuando se grita a todo pulmón por escuadras como Industriales, Santiago o Matanzas, algo se acomoda en la conciencia para el grito de mañana.

A un defensor del ensayo socialista cubano se le ocurrió decir un día que la peña beisbolera del Parque Central era uno de los foros democráticos más importantes del país. Claro, lo dijo en el libelo El caimán barbudo, órgano cultural por mucho tiempo de la Unión de Jóvenes Comunistas. Años después el siempre inconforme Orlando Zapata Tamayo decidió hacer su Peña de Derechos Humanos en el Parque Central de La Habana, antecedente que le valió para una de sus abusivas condenas cargaba un expediente sobre los cincuenta años cuando murió en la huelga). El ‘espacio democrático’ de los parques beisboleros de Cuba están amordazados de antemano por leyes tan absurdas como el Desacato a la figura del Comandante en Jefe, Desorden Público y la aberrante Ley de Peligrosidad Social Pre-Delictiva, todas, tenazas de la disconformidad ciudadana, esa que tendrá que soltar amarras tarde o temprano.

5 pensamientos en “El país que grita y el país que espera

  1. de Luis Felipe. no respondo jamas a insultos, es una maxima gandiana, gracias a los demas, si esto que publico no es verdad, pues que miren puertas adentro.

    Me gusta

  2. pues tienes razon, lapon libre. este tipo le parte las costillas al regimen y al idiota de Maikel. ABAJOOOOOOOOOOOOOOOOOO LOS CASTROS ASESINOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!

    Me gusta

  3. Así me gusta. Desde el “monstruo”, pero con la adarga al brazo. Que los que te empujaron a marcharte, sientan el filo de tu cuchilla para que nunca te olviden y valga la pena haberse ido.

    Me gusta

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Arte y Desnudo

El desnudo femenino en el arte.

sin EVAsión

Un blog por el derecho a ser libres

Lunes de Post-Revolución

Un blog por el derecho a ser libres

Neo Club Press Miami FL

Un blog por el derecho a ser libres

14 y Medio - Generación Y

Un blog por el derecho a ser libres

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.225 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: