Bajo costo.


Antes era así… y ahora también. Nací en una casa de tierra y piedra, cobijada con cogollo de caña, pero como yo escuché siempre que el discurso oficial decía que seríamos los privilegiados del 2000 pensé que al llegar a la edad de empezar a buscarle cobija a los míos, ya no existirían estas chozas en la Cuba que tanto adoramos.
En el barrio de Gutiérrez, el Distrito Cauto 3, La Cuchilla, Pedregalón y muchos más de esta geografía cubanoriental que soporta mis pisadas abundan las casas de “Bajo costo”, dice la nueva hornada de arquitectos populares, hacedores comunitarios de la miseria contemporánea.
Son tan de bajo costo que cuesta lo mismo erigirlas que derribarlas.
Esta que ven en la foto es de dos o tres años de levantada, la inclemencia de la lluvia va lavando las paredes para descarnarlas y dejarlas en la tierra pelada. El cogollo para el techo, es decir, la hoja de la caña de azúcar, hay que
cortarlo verde y ponerlo a secar por unos días para luego entrelazarlo pegado a los cujes. Adentro el piso de tierra, pulido por la escoba de la caserita. Afuera entre los matorrales el lugar para evacuar los intestinos, unos metros más al sur el pozo para coger el agua.
Aún en estas condiciones hay quienes tienen que enfrentar a los de la Unidad Inversionista de la Vivienda y sus lapas y otros chupasangres estatales cuando vienen a cobrarle por el préstamo que la Revolución les hiciera para ‘El bajo costo”.O a pedirle los papeles de la propiedad.

7 pensamientos en “Bajo costo.

  1. Lo que dijo la momia a su llegada los niños nacen para ser felices, una mas de sus mentiras que mal le hicieron los niños cubanos los tiene sin tomar leche, sin comida, llenos de parásitos, con lombrices, asesino, cobarde, mentiroso, envidioso.

    Me gusta

  2. Estas casuchas pululan por doquier en Cuba, especialmente
    en la zona oriental, y algunas personas se consideran
    dichosas de tener un ‘techo’ bajo el cual vivir.
    La miseria es infinita. Me imagino el calor, bajo ese techo
    de guano, sin aire acondicionado, ni luz, ni agua potable.
    Aunque comparado con las viviendas que tienen los
    palestinos (residentes de la zona oriental que emigran
    a la capital) este bohío de mala muerte es mejor porque
    al menos tiene aire puro, espacio en los alrededores. Allá,
    en el capitial, he visto el hacinamiento más espantoso que
    un ser humano pueda imaginar.

    Me gusta

  3. recuerdo que alguien que era joven al inicio de la revolucion en Cuba me conto que en la efervescencia por la llegada l poder de aquel hombre la gente ponia un cartel en la puerta d ela casa que decia esta es tu casa Fidel.
    sera que esa que fotografio Luis Felipe es de Fidel tambien? NOOO las de Fidel son regias soberbias …

    Me gusta

  4. Y PENSAR QUE HICIERON UNA REVOLUCION PARA “ELIMINAR LA POBREZA” Y AL FINAL DE TODO LA VERDAD ES QUE LO QUE HICIERON FUE REPARTIRLA Y AUMENTARLA , PERO EL MUNDO NO CONOCE DE ESTO Y MUCHO MENOS DE QUE HAY “CASAS ASI EN CUBA”,DE SER EL 1 PAIS DE AMERICA LATINA EN EL 59 MIREN EN LO QUE LA HAN CONVERTIDO A CUBA.

    Me gusta

    • responder a un muerto, cosas que sólo me pasan en Cuba, la grande, la Perla del Caribe y de su trozo de atlántico. Se repartió la pobreza. Creció la miseria. Se desató la corrupción: son muchos años en la poltrona.
      Sigo recordando lo que cantaba Lluis Llach en 1973:
      si tú la estiras por aquí,
      y yo la estiro por allá,
      seguro, seguro que cae.

      “La estaca” de Lluis Llach.

      Salud, alegría y energía.

      Me gusta

  5. Este escrito de Luis Felipe Rojas, se ha reproducido en el blog: http://www.teresaeneltiempo.blogspot.com
    y se ha hecho la siguiente pregunta: ¿Será que casitas como esta son las que quiere el gobierno de Venezuela para los venezolanos? Aún quedan algunas casitas así por algunos pueblos que, inclusive uno ve con cariño y respeto por sus moradores, pero lo que relata Luis, no es precisamente, que han quedado, sino que aún son construídas y se cobra por ello, ¡lamentable! ¿Qué gobiernos son estos, Dios mío? y no soy beata ni rezo mucho, y casi nunca visito una Iglesia, aún respetando el valor que pueda tener para un buen creyente.
    Lo cierto es que no hay nombre para un gobierno así, sino que han llegado desde el fondo del abismo del mismo infierno.
    Un abrazo, Luis Felipe y te proteja ese mismo Dios que he invocado. Teresa Coraspe, desde Ciudad Bolívar, Venezuela.

    Me gusta

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: