La vida, los muertos.

Foto/Luis Felipe Rojas

La vida, los muertos
La noche del 3 de diciembre estuvo cargada de luz y amistad. Un grupo de amigos de Ernesto Santana nos citamos en casa de Yoani Sánchez para arrebatarle de las manos la novela El carnaval y los muertos, la última edición del Premio de Novelas de Gaveta “Franz Kafka”.
Es un premio a la constancia, un premio contra la censura, los autores que por distintas razones no reciben el premiso editorial cubano para publicar sus libros en la tierra que los vio nacer, tienen la posibilidad de enviar cada año sus obras a esta especie de generosidad y acto solidario y ver sus obras publicadas con la mayor calidad, como pueden ver en las imágenes que acompañan este post.
Por supuesto, no me he leído la novela y no puedo decir de su calidad literaria, he pasado solo un par de horas sin poder dejar la página y ya eso vale. La marginalidad, la imposibilidad de realización personal, e incuso el desinterés por lo que muchos intentan llamar felicidad son las claves de este relato largísimo, de esta novela corta. Los personajes de Ernesto Santana son fantasmas golpeados por la Guerra de Angola y el descalabro de la vida nacional, de modo que serán unas horas de angustia-placer que bien vale la pena desandar a ciegas.
Conocí a Ernesto en una feria del libro en Pinar del Río, allá por el año 2005 y unos meses después me entregó un manojo de poemas para el primer número de la revista Bifronte. de esa manera estrenábamos la revista publicando poesía de un narrador, un especie de Violín de Ingres.
Para mí, que estoy hace años alejado de la vida literaria oficial del país, fue un momento gratificante saber que hay un grupo de hombres y mujeres pensando la patria, reconstruyéndola a pedazos y poniéndola a salvo a través de sus ficciones y sus poemas. Cinco años después me encuentro con Ernesto Santana y por primera vez con otros: Amel Hechavarría, Daniel Díaz Mantilla, Ernesto Morales, Orlando Luis Pardo Lazo y varios más, un señal de que Cuba late en sus escritores, y de qué manera.

 

3 pensamientos en “La vida, los muertos.

  1. Muchas felicidades a Yoani Sánchez por el Premio a su novela. Gracias, Luis Felipe, por darnos a conocer esta noticias. Gracias a todos por el valor que tienen al defender la integridad y la libertad de las palabras. Tu amigo holguinero,
    Alberto Lauro.

    Me gusta

  2. Según el Apostol …”hay hombres que viven sin decoro, pero hay hombres que llevan en sí el decoro de muchos hombres”. Que decirte poeta, que no sea, que mientras existan hombres libres como tu, Yoani, Orlando Luis, los Lobainas, Antúnez, Reina Luisa, Biscet, hay esperanzas de Cuba Libre. No todo se ha perdido.

    Me gusta

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: