Sindicatos y ahora qué?

Foto/Luis Felipe Rojas

En lo que va de año la expectativa por los anunciados despidos masivos ha ido en aumento y con ello las decisiones de varios conocidos míos de saltar al sector privado como trabajadores por cuenta propia, ya sea instalando un puesto de venta o asociándose con campesinos como obreros agrícolas.
Pero aunque por acá es un hecho que se ha retenido “la reorganización de la fuerza laboral excedente “hasta abril (que curiosamente coincide con el tan anunciado congreso del Partido Comunista) ya hay visos de lo que vendrá, lo que ha traído el malestar reinante en la actualidad.
En las direcciones municipales de Cultura de Holguín y San Germán se ha anunciado un tercio en la reducción de plantillas, sin especificar aún qué harán con los que sobran. Reina la incertidumbre y una vieja amiga mía que además fue por mucho tiempo dirigente sindical en el sector de la cultura me dijo: “Van a eliminar a muchos de los Promotores culturales, y fíjate que esa tarea de formarlos fue idea del Comandante pero ni de eso nos escapamos, además la verdad que de canciones y poemas no se alimenta nadie. No sé dónde iremos a parar porque aquí en todo el municipio somos más de cien laborando en cultura y a veces para reunir veinte aficionados nos cuesta trabajo, “¿pero qué vamos a hacer?.
Le pregunté si apelaría al sindicato de trabajadores de la cultura para ver qué opciones le daban y mirándome con aire burlón me espetó –De qué Sindicato tú hablas? Ellos siempre han hecho lo que manda el partido Comunista y ahora la orden es entender que el país tiene necesidad de tomar esas medidas.
En enero se anunció en San Germán que a los Inspectores de Vivienda les reducirían el salario en cuarenta pesos, pero un vecino mío ve eso como una contradicción. El fue durante muchos años activista sindical y siempre creyó aquello de que ‘la reducción era incluso para estimular y aumentar el salario, él fue otro que con rostro incrédulo me espetó no sé de qué están hablando esta gente?”.
Cada ciudadano que he abordado en la calle me da un tono diferente. En unos la expectativa, en otros la frustración, en los más avezados la alarma. El pueblo se ha dado cuenta que la dirección del gobierno anda en un viejo dilema y no son pocos los que expresan “hoy dicen esto y no lo hacen mañana anuncian lo otro pero no se tiran, están midiendo a ver qué pasa, qué hace la gente.
Cada rincón de San Germán se ha convertido en una plaza pública para el debate aunque todavía con timidez, sin exigencias firmes ni directas a nadie. Por su parte en centros laborales han ocurrido encendidos debates en presencia de ejecutivos y representantes partidistas. Las discusiones tienen como centro el “Proyecto de lineamientos de la política económica y social”, pero como siempre muchos se preguntan“¿cómo se va a discutir algo aprobado ya por el parlamento y los jerarcas del partido”
Antonio mi vecino, también activista sindical me explica como si fuera un gran estratega: “los sindicatos están dormidos, sólo atinan a amplificar lo que dicen los jefes de empresa o instituciones, pero tampoco la gente protesta muy fuerte…

 

8 pensamientos en “Sindicatos y ahora qué?

  1. ¡La hora del cambio llegó para Cuba !
    Al mundo entero: Apoyen al pueblo cubano
    para que podamos deshacernos de la ignominia castrista.
    No aguantamos mas esta tiranía, pero necesitamos
    la colaboracion de todas las personas dignas y valientes
    del mundo para que este llamado resuene en todos
    los rincones del planeta.
    ¡Es hora de que Cuba se libere de la esclavitud,
    el oprobio y el despotismo!
    ¡Ayúdennos, por amor de Dios! ¡Dejen escuchar sus
    voces! ¡Pasen este grito de libertad! ¡Libertad!
    ¡Libertad para Cuba !

    Me gusta

  2. Todo en Cuba esta destruido:

    La cultura
    La salud Publica
    La educacion
    La industria.
    Se me queda algo mas?
    bueno para terminar , hasta la Moral se destruyo en Cuba,que se puede esperar de la cultura?
    Si estas son las conquistas de la Revolucion,que queda de ella? los vejeretes Castros.
    Saludos.

    Me gusta

  3. …Tenemos estas verdades evidentes en sí, que todos los hombres son creados iguales, y que son dotados por su creador con ciertas derechos inalienables, y entre éstos estan la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Que para asegurar estos derechos, los gobiernos son instituidos entre los hombres, ejerciendo sus poderes con el consentimiento del gobernado. Que siempre que cualquier forma de gobierno llegue a ser destructiva a esos fines, es el derecho de la gente de cambiarlo o abolirlo, e instituir un nuevo gobierno, basado en esos principios y organizar sus poderes en una forma tal, que pueda garantizarle su seguridad y felicidad. Sin embargo, la prudencia, dictará de hecho que los gobiernos establecidos desde hace mucho tiempo no deben ser cambiados por causas sencillas y banales; la experiencia ha demostrado que los pueblos estan mas dispuestos a sufrir, mientras que los males sean sufribles, que luchar y abolir esos males a los cuales ya están acostumbrados. Pero cuando un tren largo de abusos y de usurpaciones, persiguiendo invariable el mismo objetivo muestra un plan para reducir al pueblo, bajo un despotismo absoluto, es su derecho, es su deber, terminar ese gobierno, y proporcionar nuevos protectores para su seguridad futura…

    Fragmento de la Declaracion de Independencia de los EUA

    Me gusta

  4. En Cuba todo ya viene aprobado desde arriba. La orden es obedecer y callar. Si protestas ya sabes lo que te puede pasar. La gente comenta en voz baja siempre mirando por encima del hombro. Aguien te puede oir! ¿Hasta cuándo reinará la doctrina del miedo y la paranoia creada por el régimen? No se puede predecir, pero el caldo ya está en ebullición.

    Me gusta

  5. En los países comunistas y totalitarios, todo está centrado, justamente en el Partido, en el poder central; lo demás no cuenta. Es lamentable que un país, que se destruyó con miras a una reforma para bien de la gran mayoría, a estas alturas del juego lo obliguen a vender baratijas y ser buhoneros, con una economía informal que de por sí es precaria. A veces, pensando en Cuba, en mi país también que trata de imitarlo, no me queda sino el sabor amargo de saber el horror en que fue convertido, lo que fuera, un hermoso país: la Cuba de antes y después de la revolución, un caos, la decadencia y da dolor ver la Habana vieja, con esos monumentos maravillosos, cayéndose ante la indolencia, de los que ahora, a estas alturas, es ya tarde para darse golpes de pecho. Si amar es destruir, no entiendo el sentido de amar. Amar debe ser siempre construir. Y lo lamentable es el engaño a que son sometidos los pueblos, incapaces de ver por sí mismos, el engaño, y cuando ya lo sienten en su propia carne, son seres destruídos donde el espiritu de luchar: ha sido vencido por el terror. Las muertes, persecusiones, encarcelamientos, son una barrera demasiado dura
    para un ser humano; hay que tener un espíritu indomable para enfrentarse a la jauría de seres desalmados, pero armados contra personas muchas veces indefensas. Esto es ciertamente lo que siento; nada me alegraría más que ver a la Cuba libre, hermosa y radiante sin el oprobio de una dictadura, entonces ¿para qué fue la lucha?. Martí escribió alguna vez:”sobre yo mi sombrero”, de estar vivo estaría, no me cabe duda, del lado de los opositores, igual Bolívar, en mi país. Teresa.

    Me gusta

  6. Pingback: Tweets that mention Sindicatos y ahora qué? « Cruzar las alambradas -- Topsy.com

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: