La nueva cárcel, la nueva escuela


Numerosas instalaciones que desde décadas pasadas se utilizaron como escuelas ahora están siendo utilizadas como centros de retención de fase abierta y cerrada en la oriental provincia de Holguín.
En el municipio de San Germán, algunas escuela de nivel secundario estuvieron hasta hace poco destinadas a albergar penados que laboraban en planes agrícolas que ha establecido el Ministerio del Interior. Otras aún siguen siendo cárceles que aquí el régimen llama de ‘menor severidad’

Desde prisiones de mayor severidad como la Prisión Provincial, Playa Manteca y el Yayal (“Cuba Si”) los reclusos son trasladados a estos centros como parte del cambio de fase. Las escuelas de construcción rústica, han sido reestructuradas para dar albergue a estos internos, pero con la dificultad que están enclavadas o muy cercas de pequeños barrios rurales como Los Naranjos, Sabanilla Norte, y Saín, que constituían las antiguas “colonias cañeras” que a su vez eran parte del macizo bañado por las aguas del extenso Rio Cauto.
Los vecinos de estos barrios han visto como se ha deteriorado la seguridad de los mismos con la proliferación de robos, el aumento de la violencia por riñas entre los sancionados, intentos de acoso, y violaciones.

Estas instituciones acogían a los jóvenes en calidad de ‘becados’ bajo el principio de combinar estudio y trabajo, pero el deterioro de la economía y la inmigración hacia las ciudades trajo consigo un descenso considerable en las matrículas del nivel secundario y medio superior por tanto se redujeron los centros educacionales en el campo.

Con este procedimiento el gobierno cubano ha echado por tierra una de sus premisas fundamentales y que constituyó un lema gritado a los cuatro vientos al inicio del 1959, la de convertir los cuarteles en escuelas.

5 pensamientos en “La nueva cárcel, la nueva escuela

  1. Pingback: Luis Felipe Rojas: La nueva cárcel , la nueva escuela |

  2. 1.convertir cuarteles en escuelas: ‘Llevar el pan d la enseñanza’ como la bruja de Blancanieves la manzana envenenada.

    2. convertir escuelas en cárceles: ya no hay a quien engañar, hay que meterlos presos directamente, sin manzanita envenenada ni nada de nada.

    Me gusta

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: