Las palabras contra los hechos


La violencia contra la mujer en diferentes estratos de la sociedad ha
tomado un cariz inusitado. En medio de campañas y promociones para
terminar con este flagelo, siguen los hechos de violencia física,
contenidos entre el acendrado machismo y un vulgar desprecio por la
dignidad femenina. Aún sin contar con las cifras oficiales de mujeres
mutiladas o golpeadas, todos los días se escuchan de manera oral las
anécdotas sobre sucesos tan lamentables de la Cuba contemporánea.

No hay una prensa realista y objetiva que recepciones y devuelva estos
eventos de manera crítica, el sondeo social al asunto queda sin pies
ni manos. De todos modos, quedan en la memoria colectiva y el
imaginario social aquellos testimonios más deleznables. En los últimos
tres meses, un pequeño pueblo de provincia como San Germán, se ha
visto envuelto en cuatro hechos de sangre contra mujeres (que no cito
con nombres por respeto a las víctimas), todos por motivos pasionales.
Golpes en la cara y los senos, puñaladas, machetazos, heridas
sicológicas que nunca sanarán del todo.

En la actualidad, las agresiones físicas contra la mujer van desde el
empujón o el puñetazo en la soledad del hogar o la vía pública, armas
de fuego u objetos cortantes o punzantes como cuchillos y punzones.
Los motivos son pasionales casi siempre, supuestas traiciones,
reclamación de más acompañamiento y, sólo en contados casos, se ha
visto una respuesta a la inversa. Cada vez menos féminas atacan a sus
castigadores, como era común en décadas pasadas, a saber:
envenenamiento, muerte por fuego y heridas con objetos cortantes.

Detrás de las palabras bonitas en la radio y la TV tiene que venir una
acción urgente, pero que sea portadora de una verdadera intención de
sanar. La mujer cubana ha sido expuesta a un ambiente verbal de
violencia como nunca antes. Su condicionado protagonismo en las más
recientes contiendas bélicas, así como su participación en las
encarnizadas batallas de improperios contra los diferentes, la han
hecho diferente: pero también excluida. Años de coexistencia en
campamentos agrícolas o de la construcción, conviviendo con hombres
bajo el supuesto de que tienen los mismos deberes y derechos, lejos de
hacerla “igual” la han hecho diferente, pero de forma negativa. Cuando
las palabras no bastan, hay que saber que una campaña tampoco. De la
frialdad de los discursos debiéramos pasar a la ardentía de los
hechos. Auroras del más dulce amor, su delicadeza pudiera estar en
extinción muy pronto, y seremos nosotros, los impasibles, los únicos
culpables

9 pensamientos en “Las palabras contra los hechos

  1. En noticieros de Antena 3 , muestran muchos casos de violencia en España . En mi país tambien la violencia hacia la mujer se da en todas las clases sociales. En los ultimos años tambien son asesinados niños por parte de uno de los progenitores en venganza hacia su pareja por separacion de hecho o divorcio. No es solo en Cuba!!!

    Me gusta

  2. Estoy de acuerdo contigo John Keine, no se que maltrato es mayor, el hecho de ser repudiadas por la junventud y por la organización FMC, creada para defender los derechos de nuestras mujeres, o sentirse compradas para manifestarse con mentiras y provocar falsos desórdenes públicos, creo este último motivo una forma más de prostitución. Además porque decir que aquí son más maltratadas que en otro país cualquiera, porque maximizar un hecho o dos de homicidios de mujeres, cuando en cualquier otro país sucedes diariamente, Yo soy cubano, y aseguro que en este país si nos preucupamos por nuestras mujeres y repudiamos cualquier actitud que mancille su esencia delicada y frágil. Nunca se ha obligado a ninguna mujer a cultivar la tierra, si lo hacen es por voluntad propia y no serán discriminadas por eso.

    Me gusta

  3. En nuestro país se respetan todos los derechos de la sociedad quizás si exista un lenguaje vulgar por así definirlo, pero es un lenguaje el cual todos entendemos no es el hecho de ser masoquistas ni nada por el estilo sino que ya se han acostumbrado a a hablar así y no es por violencia solo es costumbre o mejor dicho como lo definen en la calle “Moda”. Existen a su vez maltratos domésticos, pero hay leyes para procesarlos lo que por supuesto muchas mujeres y muchos hombres no los acusan y por lo tanto si no hay delito, no hay culpables pero esto es en todos los países, un policía no puede detener a nadie porque el suponga que le pega a su mujer más si el policía lo ve en la acción si lo apresa más si la persona que era la víctima aboga porque no era cierto y que no le pego y todo lo demás por supuesto que no le hacen nada y todo queda igual. En eso el gobierno ni nadie puede interceder, pero si hay leyes que condenan hechos como estos y la mujer en nuestro país es un símbolo de valentía, coraje y patriotismo.

    Me gusta

  4. Para John Keine: Ciertamente las mujeres mexicanas hemos estado atravesando por diferentes tipos de violencia, sobre todo en estados como Sinaloa y Chihuahua, donde existe una gran cantidad de feminicidios -asi se les denomina aquí a los homicidios de mujeres- Las causas de estas muertes son varias: conflictos entre parejas de migrantes de paso, violencia doméstica y crímenes cometidos por las bandas delincuenciales organizadas, de narcotraficantes y zetas, que cometen estos crímenes con el objetivo de provocar a los gobiernos de esos estados.
    El gobierno mexicano ha puesto en marcha muchos programas sociales tendientes a proteger a la mujer mexicana, a su participación cada vez más activa dentro de esta sociedad y se avanza día a día en la igualdad de derechos y de género, sobre todo para las mujeres indígenas, con quienes se trabaja de manera especial, con el objetivo de dignificar su persona, costumbres, asentamientos humanos, etc.
    Lo cierto es que a la fecha se están alcanzando resultados positivos en todo lo concerniente a la mujer mexicana. Las cifras de homicidios y violencia van disminuyendo y el papel de nuestras mujeres en la sociedad es cada vez más importante, de lo que nos sentimos satisfechas, aunque considerando que aún hay mucho por hacer, pero vamos hacia adelante con optimismo.
    Estamos enteradas de lo que acontece en la isla. Sabemos que la Federación de Mujeres Cubanas agrupa a las mujeres cubanas, pero con el fin de organizar el trabajo y apoyo de estas al régimen castrista, que si bien les brinda posibilidades de educación gratuita, al final no les deja mejor camino que emigrar. Le sugiero investigue cuantas profesionales cubanas se hallan en el extranjero deambulando por todo el mundo, en países extraños a nuestra idiosincrasia latina, porque prefirieron huir del paraíso tropical castrista, de la finca castrista, con cualquier extranjero feo, enfermo mental, o hasta mafioso. Pero dudo que el gobierno cubano publique estas estadísticas, porque también sabemos que en los periódicos y en la televisión cubana solo se escribe y habla lo que les gusta a los castro, que hay censura permanente, acoso a los periodistas independientes, y sobre todo, acoso permanente a las valientes Damas de Blanco, esas mujeres que denuncian los atropellos que comete el gobierno cubano y su policía y “pueblo enardecido” (acarreados por la policía a cambio de comida y jabón) conocidos como Brigadas de Respuesta Rápida, integrados en su mayoría por gente sin escrúpulos, por el llamado Hombre Nuevo, esa sociedad deformada que han destruído y construído para salvaguardar no los intereses de su patria, sino los intereses del gobierno y sistema que ud defiende. Dentro de esos grupos que hacen actos de repudio a los disidentes en Cuba, hay muchos que ya han solicitado su visa de salida para Estados Unidos (varios ya han salido y se les va a pedir cuentas en USA, ya nos enteramos de eso también)
    Las Damas de Blanco están en todo su derecho de recibir financiamiento de quien sea y de donde sea, y con gusto se lo daríamos si llegara el caso, porque ellas están ayudando a limpiar su país de esa lacra que tiene encima, el castrismo esclavizador.
    Estamos conformando un grupo de apoyo a las Damas de Blanco en México, de mujeres mexicanas, así que agárrense.

    Me gusta

    • Mexico, no especificas género, pero asumo tu femenidad. El ejemplo de las mujeres masacradas en Mexico no era, ni remotamente, para ofender a las mexicanas. Solo quería resaltar el hecho que el problema de la violencia contra las damas es un mal generalizado, no solo cubano. Y Cuba si ha dado espacio justo a sus mujeres, y si las profesionales luego deciden vivir fuera de Cuba, aunque sea casandose con frankesten, es un derecho que reclamo para todos los cubanos, al fin y al cabo, America se pobló con emigrantes, pero si es preciso que abordes con objetividad el problema real de la migración cubana actual, quiénes la impulsan y la promueven y bajo qué promesas. Tienes razón, las Damas de Blanco tienen derecho a recibir financiamiento, pero las leyes de los países hay que respetarlas, y recibir dinero de una potencia extranjera para atacar a tu país te convierte en mercenario y no en patriota como quieres hacer ver. Nadie las reprime, las he visto con mis propios ojos cada domingo salir de la iglesia y caminar solemnes con sus gladiolos (¿por qué no una Mariposa, que es más cubana y mambisa?) y he visto también los discursos “patrióticos” de la Berta Soler, y su frase célebre “la que no detengan, no cobra”. Yo me he paseado, y lo hago aún, entre ellas, y se la pobreza moral que las acompaña, No me hagas cuento, mexicana, que si se de lo que hablo.
      Y por último, los periodistas “independientes” ni son independientes ni son periodistas. Ninguno de ellos, al menos los que conozco y he tenido que revisar muchos mamotretos para hacerlos potables, no pasaron más allá del bachillerato. Formen su grupo de apoyo en Mexico de apoyo a las “damas de blanco”, a los cubanos no nos amedrenta nadie y a los mexicanos los queremos como hermanos, aunque apoyen la causa equivocada.

      Me gusta

  5. He ahí la opinión de la Armienne, como buena hetaira griega que se cree que es, claro que los griegos sabían bien como ( y los gringos saben) darle a la mujer su espacio.
    Ser Miliciana o Cederista, te faltó Federada, es para la mujer cubana un espacio que conquistó con la Revolución, cuando se cerraron los prostíbulos y se les dió el lugar que deben tener en cada sociedad. Es así como comenzaron a llenarse las universidades de mujeres de diversos estratos sociales y hoy hay científicas, médicas, estomatólogas, ingenieras, abogadas, licenciadas, técnicas, obreras, campesinas y estudiantes. La mujer tiene su espacio en esta sociedad imperfecta y difícil, ¿cuál no la es?
    Por eso sobresaltan y molestan los ejemplos de violencia física contra las damas, que debieran recibir flores y besos en lugar de golpes, pero allende los mares tampoco la vida es fácil para las féminas. ¿Acaso LFP olvida las mujeres decapitadas en México? ¿Y los reportes constantes de violencia contra mujeres en Afganistán, donde los “soldados de la democracia” “construyen” una “sociedad democrática”?¿Y las trabajadoras agrícolas en tierras yanquis con el constante peligro de ser vícticas de ataques sexuales, según recientes informes de la Human Rigth Watch? ¿Y las mujeres indígenas que viven en EEUU, quienes tienen unas probabilidades al menos 2,5 veces superiores de ser violadas o agredidas sexualmente que otras mujeres que residen en Estados Unidos (Amnistía Internacional, 2012.)? ¿Y acaso se salvan las mujeres que viven en Canadá, donde la probabilidad de las mujeres indígenas de morir como resultado de la violencia, es cinco veces mayor que la de otras mujeres de la misma edad. (ONU Mujeres, 2012)? ¿O será que las mujeres indígenas no cuentan?
    Armienne, me gustaría que vieses, como la he visto yo, una marcha de las “damas de Blanco” y escucharas las “flores” que lanzan éstas “albúreas damas” a las personas para promover la disputa que alimente a los periodistas extranjeros, “casualmente” siempre cerca de estas mujeres… Me gustaría que las vieras a la hora de repartirse la “desinteresada ayuda” que reciben de la USAID y la Oficina de Intereses por sus “patrióticos paseos” y presenciaras los duros duelos verbales que entablan cuando no se ponen de acuerdo en el reparto. ¡Verdadera violencia!

    Me gusta

  6. El castrismo siempre ha concebido a la mijer como un ente y ha magnificado su desprecio al asumirle papeles que nada tiene que ver con ella como cederista, miliciana.
    El maltrato verbal y físico a las Damas de Blanco es un ejemplo de la discriminación a que están sujetas las mujeres en Cuba y por ser ese maltrato una medida oficial, lo defino como política del gobierno hacia las mujeres.

    Me gusta

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: