El dilema de almorzar en Cuba

Foto @alambradas

LFRojas-@alambradas

No basta con tener la alta suma que cuesta buscar los productos para hacer un almuerzo para una familia de cuatro personas. En Cuba hay que agregarle al monto necesario, la cuota de sacrificio para hallar todos los productos para una alimentación digna. Si cuesta 15 CUC, se estaría hablando de la desproporcionada cifra de 375 pesos cubanos, cantidad que sobrepasa con creces el salario mínimo, fijado en 225 pesos en moneda nacional.

Pero muchos cubanos almuerzan todos los días ni lo hacen incluyendo un plato fuerte de las dos carnes que más les apetecen como son el cerdo y el pollo. Los manjares de la mesa cubana se reservan para el fin de semana, cuando se reúne la familia y algunos de sus miembros, o no tienen que trabajar o regresan de las becas en que están internados.

La libra de arroz a 5 pesos, la de frijoles (negros o colorados) a 12, un litro de aceite a 60 pesos en la conversión ya que cada unidad vale 2.50 CUC; incluyamos una ensalada que la mayoría de las veces sobrepasa los 10 pesos la libra de productos tan cotizados como el tomate o los aguacates. De la carne mejor hacer un aparte.

Por muy magra que sea la ración, para cualquier mujer que lleva la encomienda de preparar los alimentos para su casa, el condimento es una pieza vital. En estos momentos una pote de ‘sazón completo’, una mixtura de comino, ajo y cebolla ha alcanzado el precio de 1.50 CUC cada uno.

En la actualidad una soda de un litro y medio cuesta 25 pesos en moneda nacional o 1.50 CUC, sin contar un postres que muchos consideran un lujo para cualquier cubano que sobreviva con su salario.

Desde Pinar del Río Yuliet Rodríguez Báez, un ama de casa que además está a cargo de su madre enferma, considera que almorzar es una odisea de la que no siempre logra salir airosa.

Yuliet afirmó que “una libra de melón está sobre los 12 pesos (cubanos) y una calabaza también está parecido. Si me tocara comprar carne de puerco (cerdo) me podría costar a 30 ó 40 pesos la libra que serían cuatro bistecs”.

Encontrar lo que buscas
Maikel Martínez Cruz, un fotógrafo independiente que se busca la vida captando los momentos felices de los lugareños en la provincia Holguín, cree que es una locura sacar cuentas sobre el costo de un almuerzo para cuatro personas.

“El postre en la comida del cubano eso es un lujo”, dice y continúa “casi nadie consume postre porque es muy caro. Un refresco, una soda, puede costar 0.60 ctvs la unidad en CUC”. En el caso de la carne, para Maikel, ya es un privilegio “si es carne de cerdo, la libra está a 25 pesos (grasa, carne y hueso, sin separar), y si es pollo, un kg puede cuesta 3.40 ó 3.50 CUC, que no es un pollo entero, es solo muslo y contra muslo, que no tiene pechuga, ese es el que nos venden aquí en el shopping”.

A estos altos precios se les agrega que los consumirás “si los logras encontrar”, dice Maikel, quien concluye “eso te puede costar también cuatro horas ‘dando ruedas’ para ver si lo encuentras pues encuentras un punto que tiene viandas, pero no tiene arroz, y así tienes que seguir más para adelante”, concluye.

La ‘completa’
Sin embargo, la mayoría de los cubanos arreglan su vida para almorzar en el tiempo que les conceden sus autoridades laborales y lo arreglan con un pequeño refrigerio que llevan desde casa o salen a pescar lo que encuentren en los mostradores recién abiertos.

Un con croquetas a dos pesos y un refresco al mismo precio; una piza de 5 pesos con un batido de frutas naturales son la generalidad de quienes optan por la media hora fuera de los talleres o la universidad donde trabajan.

Aunque todavía clandestinos, los servicios de entrega con la conocida ‘completa’ a base de arroz, frijoles, picadillo y vianda (o ensalada), es una opción para quienes desembolsen los 10 pesos cubanos, en provincia, pues en la capital ronda los 2 CUC cada ración.

5 pensamientos en “El dilema de almorzar en Cuba

  1. Los Castros deberían sacar a ministro de economia y poner a cualquien ama de casa, por lo que se cuenta, cualquier madre lo haria mejor a cualquier economista.
    Saludos

    Me gusta

    • Bravo por tu reflexion, tienes toda la razon quien mejor que quien siente en carne propia el golpe. “Tenia pensado hace un tiempo, comprar un juego de sociedad a mi madre, con el objetivo de evitar la enfermedad de halzeimer ( perdida de la memoria), ya que el mismo la ayudaria a pensar y forzar la mente, no dejando paso a esta enfermedad, y al verla siempre reflexionando, que voy a hacer de comer hoy? no porque tiene obciones sino porque tiene nada! me digo que mejor ejercicio que este, no es un juego pero te ocupa la mente por un buen tiempo.

      Me gusta

    • Gracias, Adri. Toda referencia pasa por el DILEMA de que cada cubano tiene una historia diferentre en cuanto a este DILEMA. De hecho, ya tengo otro material debido a los testimonios que estan llegando por doquier. Gracias.

      Me gusta

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: