El Club de escritores de Cuba

Imagen

Víctor Domínguez
Foto: Luis Felipe Rojas

Los hombres que se creen libres se las ingenian para romper los barrotes que les imponen los regímenes autoritarios. En La Habana respira desde Mayo de 2007 el Club de Escritores de Cuba (CEC), una iniciativa que surgió debido a las ansias de una literatura libre, una poesía en voz alta y una manera de friccionar la vida como si vivieran en un país libre. Hace un par de semana tuve la suerte de almorzar y charlar con ese hombre libre que es Víctor Domínguez. Armando Añel lo traía de la mano en el tráfico endiablado de Miami.

“Un grupo de escritores, unos miembros de la oficial Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) otros de la Asociación “Hermanos Saíz” (AHS), pero todos marginados de los espacios institucionales por problemas ideológicos nos dimos cuenta de que necesitábamos un espacio propio, independiente. Somos más de cincuenta escritores en todo el país y veinte de ellos tiene obras publicadas, eso es un logro”, afirma Víctor Manuel Domínguez, co-presidente del Club.

Domínguez es uno de los veteranos periodistas independientes que sobreviven en La Habana a las penurias, las detenciones y el acoso policial “dos veces nos han expulsado a Jorge Olivera Castillo y a mí de encuentros literarios y culturales, a donde hemos ido, una vez fue en el Pabellón Cuba, tenemos que decirles que estamos aquí y que vamos a seguir haciendo nuestra obra literaria, a pesar de la represión y la censura”, dijo el también autor de la novela prohibida y aún inédita “Operación Caldosa”.

Los frutos que ya saborean

Jorge Olivera Castillo es de esos periodistas independientes que han sobrevivido a las inclemencias de todo tipo. Es fundador de Habana Press, una agencia de prensa proscrita que nació en el lejano año 1995; fue condenado a 18 años de cárcel en la conocida Primavera Negra de 2003 y hoy tiene casi una decena de libros publicados por manos solidarias en el mundo.

“En la prisión es que me convierto a la literatura, y sobre todo, el estar al lado de Raúl Rivero, hoy desgraciadamente en el exilio. Estuve un año en solitario, en una celda en Guantánamo, a mil kilómetros de mi casa en La Habana, pero la literatura me ayudó a sobrevivir”, afirma con orgullo Olivera Castillo.

La concesión del Premio Novelas de Gaveta “Frank Kafka”, a Frank Correa Romero en 2012 por su obra “Larga es la noche” y el hecho de que el 2010 fue “un año grande” para Olivera Castillo, dan cuenta de que empiezan a recoger lo sembrado.

Jorge Olivera Castillo ha publicado casi una decena de libros entre poesía y prosa. Lo han ayudado editoriales de medio mundo que no miran su expediente de condenado a 18 años de cárcel en la Primavera Negra de 2003, el único rasero es la calidad de sus textos. Olivera vio como sus libros de poemas salían a la luz después de casi una década de ser escritos: “Cenizas alumbradas” (Polaco-Español, Instituto Lech Walesa, 2010) y el de la editorial Galén, (francés- español) “En cuerpo y alma”, que había sido editado en el 2008 por el Pen Club checo.

El mundo, todos los mundos

Las embajadas de Suecia, Alemania y La República Checa en La Habana les han abierto las puertas a estos bardos para que desarrollen sus tertulias literarias, esas que impide el régimen autoritario. El período romántico en Alemania, la obra de A. Von Humboldt; el teatro y la poesía de los escritores polacos, así como lecturas de sus propios integrantes, son parte de las actividades de este sui géneris Club de Escritores.

La revista digital Puente de Letras contiene todo este torrente de creación: la lista de sus miembros, los premios obtenidos, fragmentos de obras a medio hacer y en camino de las editoriales es parte de la misión de este atractivo sitio digital.

Autores como Luis Cino Álvarez, Juan González Febles, María del Carmen Pino o Manuel Cuesta Morúa han expuesto sus cuentos, poemas o ensayos en los espacios diseñados a la sazón en el sitio web y la revista Puente de Letras.

Miran hacia delante, por eso han hecho este puente con el futuro. “Esto es una retroalimentación, escribes y la vida te da estos premios: los libros, la amistad, el compartir”, finalizó Olivera.

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: