Balada triste de un trompetista

Rogelio Betancourt muestra su pasaporte en un café de la plaza de Castilla en Madrid, junio de 2014. / M. G.-R.

Rogelio Betancourt muestra su pasaporte en un café de la plaza de Castilla en Madrid, junio de 2014. / M. G.-R.

“Rogelio Betancourt Suárez ya no vive en las calles de Marruecos. Después de 11 meses enfrentándose a diario a la incertidumbre de saber si conseguiría algo que comer y un lugar donde dormir, este trompetista cubano ha logrado superar el vía crucis en el que se había convertido su vida. Betancourt ha logrado, por fin, cruzar la frontera hacia España y ha dejado atrás el limbo legal en el que se encontraba“, indica el diario El País.”

 

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: