Un mataburros contra la sordera de Raúl Castro

Elizardo Sánchez. Foto de una entrevista, tomada de la agencia AFP en París el 19 de marzo de 2013 (AFP, Samir Tounsi).

Elizardo Sánchez. Foto de una entrevista, tomada de la agencia AFP en París el 19 de marzo de 2013 (AFP, Samir Tounsi).

Con la boca abierta y los brazos extendidos al cielo, los cubanos de buena voluntad todavía esperan la noche en que Raúl Castro libere a todos los presos políticos y tire al latón si tapa esa aberración jurídica que es el Código Penal vigente.

Mientras Elizardo Sánchez Santacruz, presidente de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), sigue como un orfebre, a punta de lápiz bien afilado documentando cada bofetada, acto de repudio, acoso policial y finalmente recogiendo los pormenores de cada cubano que entra a prisión bajo oscuros visos de motivación política.

La Comisión publicó -a escasas horas del mal paso de Castro ante la conferencia de prensa del día 21 de marzo ante Barack Obama-, un listado actualizado de los presos políticos cubanos con nombres y apellidos, fecha de detención, cargos, condena y algunas observaciones. La actualización de la lista se la dio al diario 14yMedio una quincena antes de lo que esta misma comisión esperaba hacerlo, el patinazo del General los empujó a adelantar detalles.

Son 89 presos políticos, los más mendaces motivos pueden ser terminar acusado de atentado después de recibir una paliza manu militari o recibir años de prisión, acusado de desorden público luego de recibir un acto de repudio, si se tiene en cuenta que la petición fiscal se basa en que los activistas son señalados como los que provocan “al pueblo enardecido” con sus protestas pacíficas.

“Los delitos más frecuentes por los que llevan a prisión a un opositor son desacato, peligrosidad social pre delictiva, resistencia al arresto, desobediencia o atentado. Si al momento de ser detenido un ciudadano se aplica alguna violencia, defenderse de los golpes con las manos ya puede ser interpretado como resistencia y si en el forcejeo el detenido le da un codazo al policía, eso se considera atentado”, relató Sánchez.

En la década del 2000 estuve varias veces en la sede de la CCDHRN en la barriada de Miraramar. A tomar agua o a buscar libros y revistas prohibidas por el régimen, y siempre era testigo de llamadas de auxilio desde los más diversos sitios del país. Una señora que clamaba porque a su hijo le rompieron las costillas por pedir a gritos atención médica, el hijo de un prisionero de la Primavera Negra denunciaba que a su padre no le dejaban pasar una biblia o un anciano que explicaba como su hermano fue condenado por daños a la propiedad, cuando en realidad los agente les escacharon la cabeza contra la puerta del auto patrullero. En todos los casos, Elizardo asiente, toma notas, sus ‘relatores’ van a los detalles en el terreno y se emite un dictamen final.

“¡Dame la lista!”, vociferó aquel día el anciano de verdeolivo. La lista existe, se confecciona hace más de veinte años y de ella se han servido organizaciones tan prestigiosas como Amnistía Internacional, Human R.W., Reporteros sin Fronteras o gobiernos que han tramitado el destierro final de los condenados por opinar diferente al comunismo criollo.

La lista de presos políticos existe, la sordera ideológica de Raúl Castro también.

2 pensamientos en “Un mataburros contra la sordera de Raúl Castro

  1. En palabras del Sr Elizardo Sánchez en Cuba hay un estimado de 70000 personas encarceladas. Con la llegada de Raul Castro comenzó una etapa de militarización de la sociedad al absorber el Conglomerado Militar GAESA todos los negocios rentables dentro y fuera de Cuba sus trabajadores(as) son considerados soldados por lo que permanecen bajo un Ley Marcial este sometimiento ha permitido que sean investigados, procesados y sancionados en Cortes Militares bajo un Código Penal Militar que hace que las condenas sean verdaderas venganzas y que sobrepasen la eficacia penal. Toda condena excesiva sin garantías procesales sin derecho a asistencia legal son consideradas injustas y violatorias de la dignidad humana como lo señala la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Esta aberración jurídica y usurpación de la justicia por el poder político y hegemonico de la elite de PCC mantiene en prisión con largas condenas a hombres y mujeres condenados por la cruzada anticorrupcion del General Presidente una estrategia condenada al fracaso porque la corrupción no es un problema ético sino social pero al más puro estilo estalinta se obvian las Ciencias Sociales y se recurre a la venganza al dolor y el sufrimiento de miles de familias aun a sabiendas que el mal tiene otra raíces que ellos no están dispuestos a arrancar. No son presos políticos son prisioneros por las políticas crueles del General Presidente Raul Castro

    Le gusta a 1 persona

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: