Querían ser como el Che… y lo son

brr

Miembros de la Brigada de Respuesta Rápida (BRR) vigilan la sede nacional de las Damas de Blanco en Lawton, La Habana. Foto de A. Moya. Tomada de Martí Noticias.

Abusadores, golpean a las mujeres en las calles, participan en actos de repudio y vigilan al que piensa diferente. Son los chicos de la temible Brigada de Respuesta Rápida.

Ahora son treintañeros. Se graduaron en las universidades en Cuba, pero antes fueron vestidos con pañoletas rojas a la escuela, levantaron la mano para decir: “Seremos como el Che”… y lo son.

Los Oficiales Honorarios (OH) de la Seguridad del Estado son un comodín de la represión al servicio de la tiranía castrista. Empezaron delatando a sus compañeros de aula por decir un chiste de color político, o al vecino que vende arroz en el mercado negro y ahora se  reciclan haciendo postas de vigilancia en los barrios donde viven disidentes y opositores al régimen de La Habana.

Cuando suena el silbato del militar de turno patean a mujeres y hombres que no tienen más defensa que sus gritos de ¡Libertad para los presos políticos!, ¡Abajo Fidel! o ¡Laura Pollán vive!

Usan camisetas apretadas, relojes dorados en la versión de las copias baratas de fabricación china y llevan siempre el ceño fruncido. Así es como salen en las fotos de las más conocidas agencias de prensa del mundo como AP, EFE y REUTERS, pero nadie puede pedirles cuentas. La mayoría de las democracias occidentales andan hundidas en las migajas que puedan arrancarle a quienes dan el permiso en Cuba: instalar una firma hotelera, el permiso para un vuelo aéreo, lo que sea, una esquina del pastel que rifan los mandamases de la revolución cubana…

Han ido por el mundo no precisamente a dar guerra como el asesino del Che Guevara, sino a decir que son perseguidos políticos, a conseguir una visa de estancia o trabajo y regresar con un puñado de billetes para ostentar ante sus connacionales.

Son hijos del comunismo. Su premio es sentarse en el primer timbiriche del barrio y exhibir una cerveza nacional, un plato con media libra de carne de cerdo y en algunos casos rentar un auto de tercera mano.

Quisieron ser como el Che… y lo son. La poca vergüenza del ser humano no tiene límites.

 

Un pensamiento en “Querían ser como el Che… y lo son

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: