El Chano Pozo definitivo de Rosa Marquetti

Posted on Actualizado enn

Marihuanero, guaposo, percusionista con pocos rivales, misógino y explosivo. El derrotero turbulento del gran músico cubano ha quedado atornillado a las buenas herramientas investigativas de la escritora y musicógrafa Rosa Marquetti Torres, en su Chano Pozo. La vida (1915-1948).

Marquetti ha venido a reforzar y a alumbrar ese espacio que quedaba en las penumbras del imaginario popular y que no nos dejaba ver a un Chano que, ya antes de partir definitivamente a Estados Unidos, era autor de más de medio centenar de rumbas y guarachas, muchas de ellas estrenadas en el Norte a espaldas suyas y sin que percibiera remuneración alguna.

La investigadora ha hundido sus manos en la oscuridad que rodea a Chano: desde sus primeras andanzas en la antigua calle Sitios (Centro Habana) y no en el barrio de La Timba, en el Vedado, como se pensó hasta hace poco. Su fulgurante comienzo bajo la tutela del “Guajiro” Amado Trinidad en RHC Cadena Azul, sus incursiones por algunas agrupaciones cubanas en boga, sus dos viajes a Estados Unidos, el periplo europeo con el gran Dizzy Gillespie, y su muerte inútil a manos del boricua Eusebio “El Cabito” Muñoz.

El Chano compositor, su entrada a la banda de Gillespie y los pormenores de una gira europea de la que hasta ahora había detalles inconexos, han sido el ariete de esta investigación.

Seguir leyendo en Diario de Cuba

Deja aquí tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s