Cuba

Una feria, una furia

Posted on

foto/Luis Felipe Rojas

Hace apenas unos días termino en Holguín la vigésima edición de la Feria del Libro, proveniente de La Habana, con su carácter inter internacional, allá, pero con carácter reducido a un montón en provincias.
Cuando pasé por los pequeños espacios donde se exhibían los libros para vender, parecía que había dos ferias, dos países, dos provincias. En la TV nacional se estaban promocionando a todo bombo los libros de testimonios de militares en sus guerras por el África, los discursos, escritos y otros documentos de FCastro. Por la pantalla pasaban las jolgorios de las editoriales del Ministerio del Interior, las novelas policiacas donde siempre capturan a los bandidos y otras lindezas más.
Pero a la feria que se le echa de menos es aquella donde había verdaderas novedades literarias, de carácter político o social. Eran los días en que se colaban libros, que aunque molestaran un poco a los ojos vigilantes del aparato ideológico del PCC, terminaban de todos modos en las manos de los lectores. Los debates francos y abiertos antes del radicalismo de última hora, ese que prefiere aupar una llamada Colección del Bicentenario (de la Independencia americana) antes que sacar a la luz algunos textos clarificadores del pensar social de hoy mismo.
Me resultó risible lo que en Holguín vi: Una carpa donde se mostraban libros y algunos parroquianos felices y expectantes con una cuadrilla de policías y uniformados del MININT detrás. Me pregunté ¿Qué cuidaban, qué buscaban, qué defienden? Todavía en una de las cerveceras a granel, las llamadas “Perreras” donde los cubanos van a vaciar sus penas a través de aquel caldo fermentado, va y hace falta alguna autoridad para calmar los ánimos (nunca a bastonazos, eh?)pero en una estantería de libros…
Con la reducción de los presupuestos se volvieron a presentar libros que hacía meses andaban rodando por las más oscuras librerías de toda la isla, pero son exhibidas como novedades literarias. Aquella vieja costumbre de ir cada semana o cada mes a la librería y encontrar, siempre, alguna publicación reciente, se ha perdido de una buena vez. Son dislates, apremios de una feria que va para menos en cada ocasión, como la euforia, que al instante vuelve a bajar.

El suplicio de Néstor: Otra vez

Posted on

Foto/Luis Felipe Rojas

Al igual que Tántalo con su piedra obligado una y otra vez a subir la cuesta, Néstor Rodríguez Lobaina lleva esta ultima detención arbitraria como castigo a su actitud de desobediente civil irreparable. Desde el 9 de diciembre de 2010 Néstor está encerrado entre asesinos, pederastas y violadores, entre rateros y estafadores, entre hombres que un día perdieron el rumbo de su vida. Esto sin duda es un castigo demasiado cruel para un apersona como mi hermano Néstor. un ser que hace veinte años decidió abandonar los billetes que le pusieran en la escuela y lanzarse a decirle más de cuatro verdades a los dueños absolutos del poder en Cuba.

Cuando escribo estas líneas Néstor lleva más veinte días en huelga de hambre, alimentado ahora por vía parenteral y bajo la amenaza de irse de este mundo como lo hicieran Boitel y Zapata.

Después de comenzar su período de abstinencia de alimentos lo encerraron en una celda en el Combinado de Prisiones de Guantánamo y le cerraron la llave del agua por varios días según le dijo a su hermano Rolando Rodríguez Lobaina unos días después cuando le autorizaron una breve visita, por eso, cuando le permitieron después ese servicio Néstor cerró filas y se negó entonces a ingerir líquidos.

EL fue detenido de manera arbitraria el 9 de diciembre delante de su hija Dayana de diez años de edad. Lo metieron a la fuerza al carro de policía, lo golpearon, ha dicho la hija. Se lo llevaron a él y la dejaron sola en la calle por eso la pequeña regresa casa llorando y en un estado deplorable.
El día cinco supe por su padre Ramón Rodríguez que a pesar de haber permanecido todos estos meses en la cárcel sin juicio ni acusación formal ya tiene abierto un proceso judicial bajo el número de expediente 31 de 2011 por atentado y lesiones.
El supuesto atentado se refiere a agosto del 2010 cuando su casa en Baracoa fue apedreada por simpatizantes del gobiernos, estudiantes voluntarios y agentes de la policía Su residencia fue la destruida por las tropas de asalto. Se lo llevaron a él a su hermano y a tres activistas más hasta encerrarlos en las tenebrosas celdas del cuartel de operaciones del G-2 situado en la ciudad de Guantánamo.

Según dicen los acusadores ‘provocó lesiones a una menor’ pero lo que no han dicho es que la menor ya tiene dieciocho años, es militante de la Unión de Jóvenes Comunistas y su testimonio ahora revela que no estaba en el momento de los hechos si no que “iba pasando” en un ciclo taxi cuando una botella la golpeó.
Por estos hechos espera Néstor un juicio, sin embargo ahí no paran las acusaciones contra él si ser ‘expedientado’ aún.
Lo acusan de desorden público y lesiones. Por la primera causa le piden cuatro años y por la segunda uno.
Esta es la petición fiscal. Según el abogado continúa la fase preparatoria pero no tiene el número del expediente. En la anterior condena de seis años fue salvajemente golpeado por un recluso común de apellido Duvergel, en ex policía que fue instigado por la llamada Seguridad del Estado. Néstor sufrió fractura en la mandíbula y estuvo varios meses ingresado en un hospital alimentándose solo de compuestos líquidos. Años después Duvergel confesó a la familia de Néstor la verdad ‘que lo había hecho por órdenes y no por voluntad propia.
Néstor Rodríguez Lobaina realiza una huelga de hambre. Solo pide ser liberado ya que se considera inocente. La familia pide al mundo atención y solidaridad para reclamar la libertad del civilista. Sus hermanos de la oposición estamos advirtiendo que esta puede ser una muerte más en las prisiones de Cuba. Una marcha que el poder castrista estará agenciándose gratis.

Hoy sólo escribo una excusa

Posted on Actualizado enn


Los testimonios que por teléfono me dieran Ramón Rodríguez y su hijo Rolando de lo que está viviendo Néstor Rodríguez Lobaina en una sala de penados del hospital provincial de Guantánamo fueron muy fuertes.
La noticia de la muerte de mi abuela María horas después me dejó incapaz de componer para hoy un post coherente y preciso como ustedes se merecen.
Mi dulce María descansa en paz y sé que Dios la acogerá en su seno como debe ser. Pero con Néstor no se qué ocurrirá mañana. No quiero creer que otro hombre cubano, mestizo y eterno defensor de los derechos humanos en Cuba ya esté dando los primeros pasos por el mismo sendero que transitó Orlando Zapata Tamayo.

 

Emplastos para salvar un país

Posted on Actualizado enn

Foto/Luis felipe Rojas

El Consejo de Ministros de Cuba amplió su quorum para sesionar el pasado 28 de febrero. Computados ya casi treinta mil planteamientos en reuniones para las discusiones de los lineamientos los jerarcas de verde-olivo se apuran a poner curitas en la maltrecha sociedad cubana.
Ahora resulta que el proceso de disponibilidad no es un fin, si no el modo de recuperar no se sabe que eficiencia. A cincuenta y dos anos de administración arbitraria las manos directrices han sido avisadas del mal mayor en el eco sistema cubano. Miles de caballerías de monte virgen destruidas para la siembra de caña de azúcar que ahora no son del interés económico buscado provocaron un mal difícil de arreglar. Suelos calcinados y salitrosos que perdieron definitivamente su feracidad son un saldo a la vista de todos. La instalación a toda máquina de una infraestructura hotelera en los cayos adyacentes para lograr las mejores playas ha desecado lagunas naturales y han traído la pérdida de arena y la vida vegetal en las costas cubanas.
El próximo congreso comunista previsto para abril diseña así su plató. Ahora tendremos que creer que hemos gozado y estamos gozando de los beneficios económicos de una Habana Vieja salvada por los sacrificios mesiánicos de Eusebio Leal. La brigada especializada de la policía nacional revolucionaria que trabaja en el casco histórico ha operado mas en el campo del acoso a los ciudadanos que se acercan a los turistas buscando una migaja o una amistad matrimonio o imple intercambio comunicativo humano que para salvaguardar la tranquilidad ciudadana.
En estos días he visto camiones repletos de obreros y profesionales rumbo a la siembra de caña a manera de ‘cambio de labor’ o ‘trabajo voluntario’. Está sucediendo en varias provincias del Oriente del país. Es la nueva estrategia el chantaje institucionalizado hacia aquellos que intentan afianzar su idoneidad para cuando llegue el despido masivo. La puerta abierta para los que resulten disponibles.
Hay que estar atentos, son coletazos de un país, de un gobierno que se busca a sí mismo en medio de una crisis… que pasa de cincuenta años.

 

Calabozos y bastonazos contra fechas patrias

Posted on Actualizado enn

Foto/Archivo ADO

Las noticias de las detenciones de más de medio centenar de activistas de Derechos Humanos en todo el país no ha hecho sino confirmar la naturaleza violenta y enquistada del régimen que gobierna a mi país.
Algunos se hicieron ilusiones. Otra vez los únicos detenidos, golpeados y retenidos en sus viviendas fueron los opositores pacíficos y sus familiares. Nada de acciones voluntarias, poca solidaridad de los vecinos y un miedo que desde lejos se le ve a tanta gente. Es un miedo que “mete miedo”.
Las detenciones empezaron desde temprano el 21 de febrero, cuando en Baracoa los activistas de la Alianza Democrática Oriental (ADO) Francisco Luis Manzanet Ortiz, Omar Wilson Estévez Real, Annie Sarrión Romero, su esposo Juan Carlos Vázquez Osorio y Milagros Leyva fueron llevados a una unidad policial de la Villa Primada de Cuba. De este grupo quedaban detenidos hasta el 24 Manzanet Ortiz y Estévez Real.
El primer ardid de la militancia castrista que cuida los jardines del Palacio de la Revolución es que no se llevaran a cabo homenajes por la muerte de Orlando Zapata el 23 y los pilotos de “Hermanos al Rescate” el 24 de febrero.
Como de costumbre las casas de activistas de Derechos Humanos, otros disidentes y periodistas independientes en Santiago de Cuba, Guantánamo y Holguín fueron vigiladas por fuerzas combinadas de la policía política (G2), la Policía Nacional Revolucionaria y las paramilitares Brigadas de Respuesta Rápida. Ese mismo 21 el pastor bautis independiente Desmides Hidalgo López fue brutalemente golpeado por efectivos de seguridad en el pueblo de Buenaventura, Holguín. A la hora de componer estos párrafos Desmides había sido liberado y su casa estaba rodeada por miltares.
El 22 de febrero en la noche recibí la llamada de Yanet Mosquera Cayón de que su esposo Rolando Rodríguez Lobaina, coordinador general de la ADO y otros disidentes más habían sido detenidos en las calles guantanameras.
El 23 de febrero, después de un fuerte despliegue militar, Reina Luisa Tamayo pudo visitar, solo con 11 familiares, la tumba de Zapata en el cementerio de Banes. Ese día en horas de la mañana y la tarde eran detenidos en Guantánamo Jorge Corrales Ceballos, José Cano Fuentes e Isael Poveda Silva, todos de la ADO. En Holguín, según testimonio del ex-preso político Fidel García Roldán, los agentes de la policía política la emprendieron a golpes con la periodista María Antonia Hidalgo, su madre María Mir y la activista de FLAMUR Marlene Pupo Font, igual de golpes y maltratos sucedió con la periodista Caridad Caballero Batista, su esposo Esteban Sande Suárez y el activista prodemocrático Juan Carlos Gómez en esa ciudad oriental.
Otras detenciones ocurrieron en Palma Soriano pues Raudel Ávila Losada confirmó la detención momentánea de casi treinta activistas que según su propio testimonio fueron liberados en menos de dos horas. En la mañana del 24 de febrero Ávila Losada confirmaba que todavía estaban detenidos en esa ciudad santiaguera a orillas del río Cauto Marino Antomachín y Reinaldo Martínez Rodríguez.
Las restricciones de movimiento, con órdenes de no salir de sus casas estaban notificadas en Antilla, Banes, San Germán y Santiago de Cuba. En esta última ciudad se reportaban las detenciones de varios activistas en el poblado de El Caney, sin que se precisaran aún los nombres y la cantidad pues los disidentes fueron detenidos en camino a un punto de la ciudad en que se encontrarían. Idalmis Núñez Reinosa estaba en su vivienda, pero el teléfono se cortaba a cada instante. Tuve noticias de que tanto Antúnez como Idania Llanes y otros más sufrieron detenciones y la casa de Antúnez fue atacada por las fuerzas castrenses. Desde La Habana donde escribo hoy este post me cuenta un vecino del periodista independiente Héctor Julio Cedeño Negrín que éste no volvió a casa de una actividad efectuada en la calle Neptuno, en casa de Laura Pollán Toledo. A Cedeño Negrín lo golpearon y aún está detenido.
He compuesto este pequeño informe llamando a los pocos teléfonos que no habían sido desactivados todavía. Es 24 de febrero y no quiero esperar a mañana para hacer un resumen parcial. Seguro hoy habrá detenciones si es que algún opositor no detenido se acerque al mar a echar flores por los caídos cuando el derribo de las avionetas. Escribo desde la premura de quién está perseguido. Me dice mi esposa que allá lejos en San Germán llevan más de veinticuatro horas algunos sabuesos vigilando mi casa. Ella no sabe si es para cuando llegue detenerme o porque desconocen si estoy dentro y aun sigo enfermo como hasta hace unos días. Aquí veo en las calles de la Habana una calma tensa pero caminé hasta el cibercafé y envio el post
Esta vez he evitado entregarme a manos de mis captores para reportar algunos twitts con el poco crédito que me queda en el móvil y hacer esta nota para ustedes, pero me temo que habrá alguna bronca en la tarde cuando intenten llevarme detenido.
Mis hermanos activistas y disidentes me piden que les envíe mensajes por el móvil. Todos quieren tener noticias de lo que sucede.
Yo también tuve la ilusión, el sueño de las calles egipcias y libias iluminadas en la noche, los vientos del desierto medioriental incendiado por el clamor de pueblo. Pero la realidad cubana es otra, son otras las detenciones y golpizas, somos menos que en una plaza iluminada por las ansias de libertad en El Cairo o Amán.

Foto/Luis Felipe Rojas