Cuba

Desde la cárcel Kilo 8 de Camaguey un grito de libertad

Posted on Actualizado enn


Nadie puede impedir que los anhelos de libertad y el grito de denuncia de Orlando Zapata Tamayo sean sofocados. Para él  no existen muros, ni rejas, ni alambres.

El  valiente holguinero está desde el 3 de diciembre castigado en una celda de la cárcel Kilo 8 de Camaguey. Allí fue conducido por la fuerza de los carceleros desde la Prisión Provincial de Holguín, donde cumplía un año más de los tantos que le han decretado desde el 2003 hasta la fecha.

Pero no está solo porque afuera de la cárcel su madre Reina Luisa Tamayo exige una respuesta a tanto horror y maltratos, y adentro, muy cerca de la celda de castigo donde lo tienen dieciseis presos lo apoyan y se sumaron a esa protesta cívica –la huelga de hambre- casi la única opción del preso cubano.

Uno de los que acompañaban a reina logró burlar el control y vía telefónica llamó a Holguín para que  la información quedara en una cinta de grabadora y que todos pudieran escuchar las voces de las  víctimas que reclaman, al menos, que les den una hora de sol, que no los envíen a celdas de castigo por solo pedir la atención médica y las visitas familiares que requiere la ley de los encarcelados y que saben pedir muy alto que caiga la  dictadura.

Esa voz cruzó las alambradas…