Granma

“El Sexto” alista una expo en Miami

Posted on

12705752_10207149153700453_6387540910219044970_n
Promocional de la Expo “Cerdo”, de Danilo Maldonado, El Sexto.

El arte libre está de fiesta. El artista cubano Danilo Maldonado, conocido como El Sexto, abrirá su primera Expo en Miami, titulada “Cerdo”, y será este 25 de febrero a las 7pm.

El conocido artista contestatario, que sufriera varios meses de prisión por intentar hacer un performance con dos cerdos a los que nombró Fidel y Raúl, no quiere regresar a Cuba sin compartir con sus seguidores el arte que le censuran en la isla.

La muestra tendrá lugar en la Galería Market, de Miami Beach (1420 Alton Rd.), estará expuesta al público hasta el 17 de marzo de este año y es auspiciada por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba.

Maldonado fue detenido en diciembre de 2014 y liberado en octubre del año siguiente. Las acusaciones lo relacionaban con una figura delictiva que prohíbe la burla o mención satírica a las principales figuras de la dictadura cubana, como es el ‘desacato a la figura del Comandante en Jefe’. En mayo de 2015 le fue entregado a El Sexto el Premio Internacional Václav Havel a la Disidencia Creativa y al salir de Cuba -luego de su prisión (dicembre de 2015)- donó íntegramente los 25 mil dólares del reconocimiento a la causa de los cubanos que estaban varados en Costa Rica.

Pieza de Danilo Maldonado, "El Sexto", alusiva a la Seguridad del Estado (Cuba) y laCIA (EEUU).
Pieza de Danilo Maldonado, “El Sexto”, alusiva a la Seguridad del Estado (Cuba) y laCIA (EEUU).

Danilo, o como él mismo se firma en cada acto -El Sexto- estará acompañado de la banda punk Porno para Ricardo, que lidera Gorky Águila y que ha incorporado en el último año a la bloguer y activista Lía Villares.

Tony Ávila: donde manda capitán, no manda trovador

Posted on Actualizado enn

tony-avila-1

Como el buen vino, las discusiones acaloradas se dejan macerar, para que el tiempo pueda sacar las verdades a la luz. El caso del cantautor Tony Ávila va llegando a su fin, pero no con la decencia que esperábamos de alguien que tiene como meta profesional las relaciones personales como un resorte en su vida: fue maestro de Marxismo, atendió clientes en el sector turístico para extranjeros y de un tiempo acá se gana la vida cantando en público.

Volvamos al contexto inicial. Los conciertos de Ávila en Estados Unidos fueron suspendidos en el mes de junio debido a las acusaciones de Leticia Ramos Herrería de que éste participó en actos de repudio (aunque no afirmó que él las golpeara directamente) contra ella e integrantes del grupo Damas de Blanco.

El trovador negó de plano tales acusaciones y en un intento por salvar su viaje (ha revelado que pretendía girar por otros estados además de la Florida), invitó al grupo de mujeres, presuntamente agraviadas, a participar en un concierto que daría al regreso en su calle de la ciudad de Cárdenas en Matanzas. En esas declaraciones aseguró ser un hombre pacífico. “Como siempre, mis conciertos son de paz y alegría”, dijo en una carta pública.

La guitarra por el fusil

Si en la misiva que parecía una invitación a fumar la pipa de la paz afirmaba “Soy un hombre sensible y de pensamiento, respeto la manera de pensar de los demás”, no más poner un pie en tierra cubana, salía a flote el militante comunista forjado en las aulas de la Escuela Nacional del Partido “Ñico López”. No sé si la ha cursado, ni falta que le hace.

“…un grupúsculo de gente del corazón de la mafia cubanoamericana de Miami…”, así se refirió el matancero para referirse a quienes –aseveró- se presentaron en casa del empresario norteamericano a cargo de su gira promocional. Para nadie es un secreto que a pesar de la feroz propaganda unipartidista del régimen de La Habana, sólo una minoría de cubanos adoctrinados usan la palabra “grupúsculo” y el término “mafia cubanoamericana”, propios del portal Cubadebate y la televisiva Mesa redonda informativa.

El ‘hombre de paz’, el incapaz de ofender a nadie y que repudia “profundamente cualquier acto de violencia, maltrato o agresión”, olvida que los improperios constituyen también un vejamen a la dignidad humana.

En una entrevista concedida al sitio oficial Cuba Sí calificó de este modo a las activistas de derechos humanos: “Se sabe que a esta gente les pagan directamente desde allí y tienen que hacer cosas, tienen que justificar el salario, supongo que le hayan dado un buen aumento con esta historia ahora…”. Con esto se desmarcaba de sus defensores a ultranza.

Donde se vira con ficha

Tony Ávila deja en la desbancada a quienes, incluso desde Miami, se rasgaron las vestiduras insistiendo en que él es “solo un trovador” y que “no es un político”. A la vuelta de aquel percance el guarachero cubano aseguró estar convencido de su papel como “músico, como revolucionario”. Y el término ‘revolucionario’ desde hace 56 años en Cuba sólo tiene una acepción: fidelista.

Con lo anterior da pie a que su carta pública en las redes sociales fue un patinazo, producto de la rabieta por las ganancias que se fueron a pique tras la cancelación de las presentaciones en Miami y Puerto Rico. Una cosa es Facebook y otra bien distinta el periódico Granma. ¿Qué es eso, querido Tony -le habrían dicho- de estar invitando a “las mercenarias” a tu concierto?

Entre las repercusiones que dice haber tenido el incidente cita: “el objetivo es justamente, a través de cualquier persona que esté allí, cualquier músico, cualquier oportunidad que tengan,  atacar a Cuba y atacar a los cubanos…”, y una vez más vuelve, trastocando términos que están muy claro (no para él): régimen y nación. Cuba es la patria, no es el sistema totalitario que impera hace cinco décadas.

Por último, los que conocen al régimen de La Habana saben bien que ningún trovador, por muy Silvio Rodríguez que quiera parecer, puede invitar a un grupo disidente a participar de un concierto (a menos que sea para auto flagelarse). Esas indicaciones solo salen de dos tenebrosos ministerios: el del Interior y el de Cultura. Siempre, rigurosamente, en ese orden.

Detenciones y golpizas a disidentes en Guantánamo

Posted on


El 24 de diciembre pasado, como un regalo invertido de Navidad, oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) arrestó a los activistas de derechos humanos Yordis García Fournier (Movimiento de Jóvenes por la Democracia) y Yobel Sevila Martínez (Alianza Democrática Oriental (ADO) en la ciudad de Guantánamo.

Los mismos relataron a reporteros de Palenque Visión que fueron brutalmente golpeados y vejados en presencia de un alto oficial de la llamada Seguridad del estado. Tanto a Yordis como a Yobel los conozco personalmente, sé de su humildad y valor, del compromiso que tienen con la libertad de Cuba. en el caso de garcía Fournier, cumplió una condena de un año y varios meses por un supuesto “desacato” a las autoridades en el año 2008. Sevila Martínez, como varios integrantes de la ADO tiene un rosario enorme de detenciones y golpizas, ordenadas precisamente, por quienes dicen “cuidar el orden público”.

Una literatura contra los cadalsos

Posted on Actualizado enn

GRAFICACARCELDEFINITIVSAUMELLos informes periódicos, salidos de los diferentes grupos de la sociedad civil independiente en Cuba, no suplen el imaginario aparecido a partir de las historias, ensayos y poemas que ha producido la experiencia carcelaria en 54 años de dictadura. De José Martí a Carlos Montenegro, de Pablo de la Torriente Brau a Ernesto Díaz y Huber Matos hay un puente testimonial difícil de borrar.

Rafael Saumell da continuidad a la bitácora carcelaria cubana y viene a estas alambradas a contar el proceso de creación de un mapa ensayístico sobre los barrotes, los fosos y el horror de una cárcel en Cuba, pero contado desde la obra de insignes escritores que toceron el tema en la isla. Manzano, Martí, De la Torriente, Montenegro, Díaz… a la actualidad.

¿Cuánto de ti hay en “La cárcel letrada” (Betania, 2013), qué jirones de piel dejaste en el libro y cuánto ganaste al escribirlo?

En la introducción del libro hay bastantes menciones a cuánto hay de mí en La cárcel letrada. Si revisas esas breves páginas hallarás que la idea principal consiste en lo siguiente: cómo intelectualizar mi experiencia de prisionero en el contexto de la cultura nacional: quiénes me antecedieron, cómo se expresaron, qué dijeron y denunciaron. Escogí autores y textos que me parecen significativos por los períodos históricos que cubren, los regímenes políticos y los estilos literarios utilizados. No excluí el presidio común porque lo viví como testigo en las cárceles de Guanajay y Combinado del Este. No conviví con ellos pero sí conocí a muchos reclusos de esa zona del universo carcelario. En ese sentido, seguí los modelos adelantados por Carlos Montenegro y Pablo de la Torriente Brau. Asimismo, investigué, leí y analicé dichos títulos mientras aprendía muchos conceptos relacionados con ciertas teorías literarias y principios filosóficos. Los adapté al estudio de cada obra y escritor, comencé a dialogar con mis antepasados en esclavitud y en presidio. De ese modo intenté hacer una catársis por la vía del ensayo académico, me propuse trazar líneas de continuidad en nuestras tragedias políticas desde la etapa colonial, la republicana y la posterior a 1959.

Además de encierro, exilio y muerte, la dictadura de FC ha producido un sub-género que están llamando ‘literatura carcelaria’,  ¿crees que llegue a trascender como género y por qué?

La literatura carcelaria (poesía, cuento, novela, teatro, cine documental si pensamos en Conducta Impropia y Nadie escuchaba, por ejemplo) existe aunque no llega a la mayoría de su público natural (los cubanos residentes en el archipiélago) por razones de sobra conocidas. Quienes nos dedicamos a ese asunto sabemos que escribimos para el futuro, es decir, cualquier destino que tengan nuestras obras estará vinculado con la intensidad y la calidad de los cambios políticos que se avecinen. Mientras tanto, en la esferas editorial, académica, de los circuitos de ponencias y conferencias somos parte de una “inmensa minoría” como diría Juan Ramón Jiménez. Por ese motivo las obras se irán acumulando y guardando en los estantes hasta que les llegue el porvenir. Lo veo como una especie de desentierro, de iluminación de sombras, de destape de ollas con millones de grillos y trapos sucios y limpios que salen de los armarios y de los cuartos de desahogo, toda voz libre y liberada.  La desclasificación, la apertura de los archivos policiales, jurídicos y penitenciarios serán necesarios e inevitables. Mas, para que esos procesos ocurran, antes hay que quitarle la tapa al pomo, tiene que imponerse una real apertura, de lo contrario la olla y el caldero seguirán medio cubiertos, medio tibios, la verdad será dicha a media, esto es, como mentira total.

¿Qué te anima a seguir escribiendo?

Me animan la vocación que descubrí cuando era muy joven, la necesidad personal, mental, fisiológica que me obligan a sentarme ante un diario íntimo o la pantalla de una computadora, con el fin de poner al hilo las ideas que se me ocurren, las opiniones que deseo compartir con otras personas, el apego emocional que tengo por la escritura en general, que sigo y seguiré aprendiendo de numerosos modelos. Escribo porque no me queda más remedio que obedecer a mi naturaleza y hacer lo que ella me dicta. Además no me impulsa a cometer crímenes, a menos que con fuerte ironía alguien diga sobre mi obra: “cometió un ensayo, un cuento y una novela. Criminal por partida triple”. Desde el 9 de mayo de 1988, cuando salí (que no abandoné) de la nación tengo toda la libertad de escribir, sin el temor a ninguna censura ni a ningún lector policial que pueda denunciarme ante la policía por mis escritos “contrarrevolucionarios”. No dependo de ningún mecenas comercial ni institucional, soy independiente desde el punto de vista económico y por lo tanto me he ganado la libertad intelectual de escribir lo que desee y con el criterio que elija. Soy responsable único de mis fracasos o reconocimientos en la profesión.

¿Cuál es tu conexión con Cuba, los cubanos, con la literatura cubana actual?

Sigo teniendo muy buen contacto con la literatura cubana y con literatos cubanos radicados en las cuatro esquinas del planeta. Leo a tirios y a troyanos, no discrimino a nadie porque sus posiciones políticas difieran de la mía. Si optara por semejante patrón de aceptar solo las “coincidencias”, muy probablemente tendría una sola posibilidad de lectura: lo que yo escribiera y eso, por supuesto, es narcisimo y egocentrismo, resulta anti-democrático e injusto, claro. Leo a otros autores cubanos porque es mi vocación, mi deber, y porque la caridad para que sea verdadera tiene que empezar por casa. Voy más lejos: en cuanto a las artes y la literatura, estamos en muchísimo mejor nivel y calidad de vida, estamos enormemente más avanzados que lla nación donde radica y manda el ‘gobierno revolucionario’.

¿Algún avance de lo que ‘cocinas’ literariamente en la actualidad?

En cuanto a los avances tengo las siguientes tareas pendientes: una obra de teatro, una colección de cartas cruzadas y unas memorias faranduleras del tiempo cuando trabajé como guionista y director de programas de radio y TV. A menos que me falle la salud, voy a estar bien ocupado con esos proyectos, además de la educación de mis hijos y nietos, del cultivo permanente de la relación con mi esposa, con mis familaires, con mis amistades. No menos importante, la base material de esos planes radica en el empleo que tengo, profesor de español en una universidad tejana: “Ganado tengo el pan/hágase el verso”.

saumell
Fotografía tomada del muro de Facebook, Rafael Saumell, cortesía del entrevistado.

Tuitazo cubano por #FreeSonia y la libertad de Cuba

Posted on Actualizado enn

por sonia garro-pulido
Cartel, cortesía: Rolando Pulido

Twit a twit este lunes en las redes sociales: facebook, twitter y las demás, para que se sienta la solidaridad con #FreeSonia, #FreeElCritico y todos los presos políticos cubanos.

Artista gráfico se solidariza con rapero cubano en huelga de hambre

Posted on

demonstration-for-angel-yunier-remon-el-critico-this-friday-rolando-pulido
Poster: Rolando Pulido

Una vez más el artista gráfico Rolando Pulido se hace eco de la Cuba que sufre y ha realizado este póster para convocar a la solidaridad con Angel Yunier Remón Arzuaga, quien cumple este jueves 22 días en huelga de hambre, en protesta por una petición fiscal de ocho años de cárcel, asusado de un supuesto atentado.

En conversación con la esposa del rapero contestatario, Yudisbel Roselló dijo que al músico le han hecho un piquete en el cuello para la alimentación debido a que no sostenía los sueros que le ponían en el brazo.

 La joven también informó que el Hospital Provincial “Carlos Manuel de Céspedes”, en la ciudad de Bayamo donde se encuentra ingresado, Remón Arzuaga, está bajo total vigilancia policial y de la Seguridad del estado.

La organización NetForCuba convocó a: “Este viernes 8 de noviembre a las 7:00 PM nos daremos cita en el Restaurante Versailles de Miami para protestar para la libertad del rapero Yunier El Crítico”.
#FreeElCritico

¿Dónde está Robertico?

Posted on Actualizado enn

Foto: Luis Felipe Rojas

Esta es la pregunta que muchos se hacen desde los sucesos del Protestódromo, donde el músico  cubano Roberto Carcacés metió una descarga de las buenas.

Lo primero que pasa en estos casos es un silencio que da miedo… al reprimido y al represor (por motivos harto diferentes). Aunque no se hayan tomado medias físicas, Robertico sabe cuáles son las herramientas de tortura. Nada más le han dicho que no actuará más por un tiempo. Pero él sabe con qué alicate se amarran las mordazas a la boca, cuál es la sustancia que te untan para que apestes a mil leguas y ni siquiera algunos colegas de tu propia banda se te acerquen por la casa.

Le sucedió hace poco al pintor Pedro Pablo Oliva, le ha sucedido en menor o mayor medida a Pablo Milanés, Orlando Luis Pardo Lazo, a Ana Luisa Rubio a Rafael Alcides y Antonio José Ponte. María Elena Cruz Varela y Carilda Oliver no corrieron mejor suerte; Antón Arrufat, Fausto Canel, Marcos Miranda, Cundo Bermúdez y Reinaldo Arenas vivieron un infierno florecido de espinas cuando a su modo también dijeron como Robertico: “Quiero/ acuérdate que siempre quiero”.

Hay una distancia grande entre los poemas por los que José Mario fue a los campos de trabajo forzado y esta timba con swing que parecía que el líder de Interactivo le iba a dedicar a los 4 espías que quedan presos en cárceles de Estados Unidos… o cinco, porque Ana Belén Montes está presa por la impericia del aparato de inteligencia castrista.

En esta ocasión no se trata de un documental como PM, una revista como Diásporas, la intimidad trovadoresca de Pedro Luis Ferrer o la crudeza de Lichi Diego, informando contra sí mismo (y la familia, los socios y el copón divido). El acabose vino bajo el Monte de las banderas (jijijijij, ta’ bueno eso), con la SINA de fondo, presidido por el espía libre y el cuento de las tiritas amarillas. Fiesta y pachanga, lo mejor de la juventud comunista bailaba y gritaba contra el presidente Obama y el aguafiestas de Robertico se apreció con la nota prieta, la pata de palo, la tira roja, la brujería y el mondongo criollo.

Hace unas semanas expulsaron al poeta Rafael Vilches de una institución cultural por juntarse con desafectos al gobierno. Ángel Santiesteban recibe un premio de novela en prisión, el Pen Club de Escritores en Cuba sigue funcionando aunque sea en la apretada sala de la casa del Johny Febles y Alina Guzmán Tamayo continúa haciendo unos performances buenísimos desde Alamar, sin la ayuda de nadie, según me ha contado.

Robertico va a aparecer y los que amamos la música de loco irremediable que hace con Interactivo (o sin los socios) cantaremos: “Quiero/ acuérdate que siempre quiero”.