luis felipe rojas rosabal

02-La Vuelta de Neno Díaz

Posted on Actualizado enn

En una tarraya mete todas las palabras, enciende el televisor Krim 218, ruso y destartalado y se hace la magia. Neno Díaz, el cronista estrella que le ha salido a Diario de Cuba escribe para Cuba –la de adentro, la de afuera y la de arriba y la de abajo. Escribe de pelota como Miñoso acariciaba la bola, narra cada juego con la prisa de quien tiene que salir a chapear o cortar caña en la madrugada y no se olvida de prender el radiecito para saber si Tony Oliva volvió a sacar la cara por los cubanos o no. Lo cierto es que Neno Díaz alumbra los bateyes de Chaparra, Cuatro Caminos y San Germán con la vela prendida de la pelota. Esta temporada de Grandes Ligas viene encendida y aunque yo mismo goce de un plan de TV que me permite ver el juego de la Gran Carpa que me dé la gana, tengo ganas de que amanezca y sorber la crónica roja de la pelota americana: la sangre borboteando en el terreno y en las gradas, las gargantas hinchadas de los fanáticos, saber si Harper fogoneó o no a los Yankees de Nueva York, si el Caballo Loco de Yasiel Puig volvió a sacar la lengua para reafirmar que tiene el bate caliente o si Aroldis Chapman le metió aceite al tubo de la bazuka para volver a pitchear sobre las 105 millas por hora. Se abrió este jueves la cortina de paja que divide al tiempo muerto del vivo, empezó la pelota en los Estados Unidos y –gústele a quien le guste- Neno empezó así la serie de crónicas que nos va a regalar: “Así, como Agamenón examinaba a sus huestes a punto de enredarse con los teucros ante la bien murada Ilión, pasemos revista nosotros a los cubiches que se fajarán este año lo mismo en el Safeco Field de Seattle que en el Yankees Stadium de Nueva York o el Comerica Park de Detroit”.

“¡Alante con los faroles!”, tituló Neno hoy en DDC. En la foto había un cubiche, al parecer salido del Palmar de Junco o de Hialeah, con el jersey del team Cuba que un día será y una pelota en la mano, apuntando a los ojos del televidente. Se veía más viejo, pero eso no importa: La Pelota siempre está en el mañana… como la Poesía.

Me salva la poesía

Posted on Actualizado enn

11297910_10207237454401642_2045090992_n Una vez más publico un poemario mío en libertad, “Máquina para borrar humanidades” (EriginalBooks, 2015) es mi confirmación de que la poesía lleva las riendas de mi vida.

Soy contrario a creer que la poesía “es la cenicienta” de los géneros literarios. La poesía es el acto que deja sin respiración al público, el vehículo que sostiene el espectáculo milenario de las letras, y está fuera de toda lógica del mercado contemporáneo. Me sigo creyendo un aeda, un griot al que la tribu espera para saber las noticias del lado allá del río.

Hoy siento la alegría de compartir con ustedes mi sexto libro de poesía, mi segundo en tierras de libertad luego que las manos generosas de Armando Añel e Idabel Rosales me abrieran las puertas en 2013 con “Para dar de comer al perro de pelea” en Neo Club Ediciones. En esta ocasión voy de la mano del excelente ilustrador Nilo Julián González Preval, con una magia que hace tiempo no presenciaba, ya podrán comprobarlo a medida en que caminen dentro del libro. Nilo ilustró aquel primer número de la revista Bifronte en 2005: Gracias una vez más, mi hermano!

Es la primera vez que trabajo junto a Marlene Moleón y Eriginal Books, y no puedo menos que agradecerle cada consejo en este camino que hoy recién comenzamos. La sugerencia para que Ernesto Valdes maquetara el libro fue primordial. Gracias a los dos.

Luis Felipe Rojas Rosabal, San Germán, Holguín, 1971. Tiene publicados los poemarios Secretos del Monje Louis, (Ediciones Holguín, 2001) Animal de alcantarilla, (Ácana, 2005), Cantos del malvivir, (Loynaz, 2005), Anverso de la bestia amada, (Abril, 2006) y Para dar de comer al perro de pelea (NeoClub, 2013). Por su acción contestataria fue censurado y repudiado por las autoridades de su país, donde ejerció como periodista independiente. Es autor del blog Cruzar las alambradas, trabaja para Martí Noticias.  

Del ilustrador: Nilo Julián González Preval. La Habana, 1967. Dibujante. Poeta. Pintor. Actuante de intervenciones públicas. (12) exposiciones personales, (36) exposiciones colectivas, (4) premios individuales y varios colectivos, más de (200) ilustraciones nacionales e internacionales publicadas. Fotógrafo. Artesano. Escultor. Ha realizado más de (20) lecturas personales de cuentos y poesía, sus poemas se han publicado en revistas y periódicos de Cuba y el mundo. Director de arte y actuante en acciones del grupo OMNI. Promotor cultural en su comunidad. Director del proyecto de intervención socio comunitaria Galería Comunitaria. Es integrante-fundador del grupo OMNI-Zona Franca, con los cuales ha realizado más de (200) performances y acciones de intervención pública, colectiva e individual.

El viernes 26 de junio los espero en la Tertulia La esquina de las palabras, esa especie de cueva literaria que ha armado el poeta Joaquín Galvez para los amantes de las artes.  La cita es en el Café Demetrio, 300 Alhambra Cir, Coral Gables, MIami. FL 33134.  La presentación será a las 7:00 pm.