mexico

Cuando ‘se mueren’ tus colegas

Posted on

Leobardo Vázquez, periodista mexicano asesinado el miércoles 21 de marzo de 2018 en Veracruz.
Leobardo Vázquez, periodista mexicano asesinado el miércoles 21 de marzo de 2018 en Veracruz.

Siguen muriendo periodistas en México. Esta vez ha puesto el cuerpo ante las balas el reportero Leobardo Vázquez, a quien acribillaron el miércoles 21 de marzo en su casa, a las 8:00 de la noche, en el estado de Veracruz.

Aparentemente tenía amenazas de un notario público, informó la presidenta de la Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas (CEAPP), Ana Laura Pérez Mendoza.

Vázquez era un periodista que había trabajado para los medios locales La opinión de Poza Rica y Vanguardia, ha sido asesinado este miércoles en su domicilio de Gutiérrez Zamora, al norte del Estado de Veracruz (este de México).

El informador, de 42 años, había decidido fundar recientemente su propio medio de comunicación, Enlace de Gutiérrez Zamora, dijo hoy el diario El País, de España.

México es el país más peligroso de América Latina para ejercer el periodismo y el segundo del mundo, solo detrás de Siria, según un informe reciente de Reporteros Sin Fronteras. En 2017, se registraron 507 agresiones contra informadores y 12 asesinatos en el país norteamericano.

Según publica Artículo 19, el 99,6% de los crímenes contra periodistas en México permanecen impunes y además señala que en el 48% de las agresiones han participado funcionarios de los tres niveles de gobierno. Durante el sexenio de Felipe Calderón 48 reporteros fueron asesinados y 15 fueron desaparecidos. Mientras que en los poco más de cinco años de Peña Nieto en el poder suman 41 los homicidios de informadores y son cuatro las desapariciones.

Los artefactos de la ficción

Posted on Actualizado enn

He descubierto una máquina de escupir palabras y se llama Julián Herbert. No hay diario mexicano que pueda descubrir (describir) mejor lo que pasa en el país que la sierra cortadora de ideas que es JHerbert. Ningún informe de la DEA va a dejar una huella así de perdurable como un relato de Herbert. Una pareja de adolescentes recién casados que descubre el peso de la droga en la familia, un joven que aprende cómo devolver una ‘papeleta’ para esnifar El Mal, los amores torcidos y las trampas del vicio se juntan en un libro llamado Cocaína(Manual de usuario). DeBolsillo, España, 2009. Lo descubro tarde, como me sucede a menudo con las mejores cosas (desde hace 46 años). Herbert te destroza el poco arsenal teórico que te quedaba. Nada remedia ya esta locura de leer a destiempo, cuando los libros llevan ya demasiados meses (años) en un anaquel y en nada ayudas al autor. Son los caminos sinuosos de la lectura, que muy pocas veces tienen una relación directa con esa entelequia que llaman Literatura y que equivocadamente trata de entronizar todo -por encima de las sensaciones. Lo repito aquí, para no ostentar ninguna pulcritud o síntesis venida al caso: Julián Herbert es una máquina de escupir palabras.

10 periodistas asesinados, México se queda sin voz

Posted on

Cándido Ríos Vázquez, periodista asesinado en México el 22 de agosto de 2017.
Cándido Ríos Vázquez, periodista asesinado en México el 22 de agosto de 2017.

AFP_23 DE AGOSTO_Coatzacoalcos, México | Cándido Ríos, el décimo periodista asesinado en México en lo que va de 2017, fue un autodidacta del oficio, en el que se sumergió superando obstáculos como haber estudiado solo hasta la secundaria.

“Pavuche”, como lo conocían sus amigos y colegas, fue un campesino en su pueblo natal de Hueyapan, en el convulso estado de Veracruz (este), donde siempre mostró inquietud por denunciar injusticias y atender causas sociales.

Desde joven y antes de aventurarse en el periodismo, participaba y organizaba protestas de campesinos, colonos y vecinos de su pueblo para exigir la instalación de servicios públicos o apoyo para los trabajadores del campo.

De este afán surgió la idea de fundar un efímero semanario al que bautizó como “La Voz de Hueyapan”, donde exhibiendo un olfato periodístico publicó notas y fotografías, siempre con afán de denuncia y protesta.

Ríos, que fue asesinado a los 55 años, pronto tocó las puertas del Diario de Acayucan, donde lo contrataron como corresponsal y a la vez vendedor del periódico durante una década, según recuerda su director, Cecilio Pérez.

Diariamente comerciaba 300 ejemplares del periódico, que en la sección dedicada a su localidad publicaba las historias e imágenes de Ríos.

Ríos ganó mucha popularidad pero también enemigos, uno de ellos, el exalcalde de Hueyapan, Gaspar Gómez, quien lo amenazó de muerte en varias ocasiones, cuenta Pérez.

“Ese alcalde lo mandaba a detener, a golpear y a cada rato lo amenazaba de muerte. Hubo un tiempo en que dejó el periodismo por las amenazas de Gaspar Gómez, pero regresó”, relató el director del diario.

Veracruz es considerado el estado más peligroso para la prensa en México, según organismos de defensoría, que precisan que al menos 20 de los más de 100 asesinatos de periodistas ocurridos en el país desde el 2000, tuvieron lugar en esta entidad.

Las agresiones contra Ríos dejaron secuelas en su cuerpo. El reportero cojeaba de una pierna pues “lo dejaron lisiado los policías de Gaspar Gómez la última vez que lo detuvieron y encarcelaron”, agregó Pérez.

La enemistad con el alcalde comenzó tras la desaparición en 2001 de un regidor de su pueblo, un hecho que el periodista atribuía a Gómez.

“Pavuche” regresaba este martes a su casa después de haber escrito sus notas del día en un café internet para el Diario de Acayucan, cuando lo mataron.

Paró a saludar a dos amigos con los que se encontró afuera de una tienda en el pueblo de Covarrubias, unos 200 kilómetros al sureste del puerto de Veracruz. Fue allí donde les dispararon.

Su cuerpo quedó tendido boca arriba, tenía el pecho ensangrentando e intentaba desesperadamente seguir respirando, según detalla el parte policial.

Ríos falleció presumiblemente cuando era trasladado a un hospital de la zona, agregó el documento.