Periodismo

Cuando ‘se mueren’ tus colegas

Posted on

Leobardo Vázquez, periodista mexicano asesinado el miércoles 21 de marzo de 2018 en Veracruz.
Leobardo Vázquez, periodista mexicano asesinado el miércoles 21 de marzo de 2018 en Veracruz.

Siguen muriendo periodistas en México. Esta vez ha puesto el cuerpo ante las balas el reportero Leobardo Vázquez, a quien acribillaron el miércoles 21 de marzo en su casa, a las 8:00 de la noche, en el estado de Veracruz.

Aparentemente tenía amenazas de un notario público, informó la presidenta de la Comisión Estatal de Atención y Protección de Periodistas (CEAPP), Ana Laura Pérez Mendoza.

Vázquez era un periodista que había trabajado para los medios locales La opinión de Poza Rica y Vanguardia, ha sido asesinado este miércoles en su domicilio de Gutiérrez Zamora, al norte del Estado de Veracruz (este de México).

El informador, de 42 años, había decidido fundar recientemente su propio medio de comunicación, Enlace de Gutiérrez Zamora, dijo hoy el diario El País, de España.

México es el país más peligroso de América Latina para ejercer el periodismo y el segundo del mundo, solo detrás de Siria, según un informe reciente de Reporteros Sin Fronteras. En 2017, se registraron 507 agresiones contra informadores y 12 asesinatos en el país norteamericano.

Según publica Artículo 19, el 99,6% de los crímenes contra periodistas en México permanecen impunes y además señala que en el 48% de las agresiones han participado funcionarios de los tres niveles de gobierno. Durante el sexenio de Felipe Calderón 48 reporteros fueron asesinados y 15 fueron desaparecidos. Mientras que en los poco más de cinco años de Peña Nieto en el poder suman 41 los homicidios de informadores y son cuatro las desapariciones.

10 periodistas asesinados, México se queda sin voz

Posted on

Cándido Ríos Vázquez, periodista asesinado en México el 22 de agosto de 2017.
Cándido Ríos Vázquez, periodista asesinado en México el 22 de agosto de 2017.

AFP_23 DE AGOSTO_Coatzacoalcos, México | Cándido Ríos, el décimo periodista asesinado en México en lo que va de 2017, fue un autodidacta del oficio, en el que se sumergió superando obstáculos como haber estudiado solo hasta la secundaria.

“Pavuche”, como lo conocían sus amigos y colegas, fue un campesino en su pueblo natal de Hueyapan, en el convulso estado de Veracruz (este), donde siempre mostró inquietud por denunciar injusticias y atender causas sociales.

Desde joven y antes de aventurarse en el periodismo, participaba y organizaba protestas de campesinos, colonos y vecinos de su pueblo para exigir la instalación de servicios públicos o apoyo para los trabajadores del campo.

De este afán surgió la idea de fundar un efímero semanario al que bautizó como “La Voz de Hueyapan”, donde exhibiendo un olfato periodístico publicó notas y fotografías, siempre con afán de denuncia y protesta.

Ríos, que fue asesinado a los 55 años, pronto tocó las puertas del Diario de Acayucan, donde lo contrataron como corresponsal y a la vez vendedor del periódico durante una década, según recuerda su director, Cecilio Pérez.

Diariamente comerciaba 300 ejemplares del periódico, que en la sección dedicada a su localidad publicaba las historias e imágenes de Ríos.

Ríos ganó mucha popularidad pero también enemigos, uno de ellos, el exalcalde de Hueyapan, Gaspar Gómez, quien lo amenazó de muerte en varias ocasiones, cuenta Pérez.

“Ese alcalde lo mandaba a detener, a golpear y a cada rato lo amenazaba de muerte. Hubo un tiempo en que dejó el periodismo por las amenazas de Gaspar Gómez, pero regresó”, relató el director del diario.

Veracruz es considerado el estado más peligroso para la prensa en México, según organismos de defensoría, que precisan que al menos 20 de los más de 100 asesinatos de periodistas ocurridos en el país desde el 2000, tuvieron lugar en esta entidad.

Las agresiones contra Ríos dejaron secuelas en su cuerpo. El reportero cojeaba de una pierna pues “lo dejaron lisiado los policías de Gaspar Gómez la última vez que lo detuvieron y encarcelaron”, agregó Pérez.

La enemistad con el alcalde comenzó tras la desaparición en 2001 de un regidor de su pueblo, un hecho que el periodista atribuía a Gómez.

“Pavuche” regresaba este martes a su casa después de haber escrito sus notas del día en un café internet para el Diario de Acayucan, cuando lo mataron.

Paró a saludar a dos amigos con los que se encontró afuera de una tienda en el pueblo de Covarrubias, unos 200 kilómetros al sureste del puerto de Veracruz. Fue allí donde les dispararon.

Su cuerpo quedó tendido boca arriba, tenía el pecho ensangrentando e intentaba desesperadamente seguir respirando, según detalla el parte policial.

Ríos falleció presumiblemente cuando era trasladado a un hospital de la zona, agregó el documento.

“Iván”: De la serie Periodismo independiente en Cuba

Posted on

Iván García Quintero. periodista independiente, La Habana, Cuba. Foto tomada del Diario Las Américas.
Iván García Quintero. periodista independiente, La Habana, Cuba. Foto tomada del Diario Las Américas.

Hace más de un año y medio publiqué una lista de 20 periodistas independientes cubanos que me parecían atendibles. Lo son, y habrá otros 20 ó 100. Hoy quiero empezar esta serie mostrándoles quiénes son y qué pueden leer de ellos.

Iván García Quintero. Nació en La Habana, el 15 de agosto de 1965. En 1995 se inicia como periodista independiente en la agencia Cuba Press. Ha sido colaborador de Encuentro en la Red, la Revista Hispano Cubana y la web de la Sociedad Interamericana de Prensa. A partir del 28 de enero de 2009 empezó a escribir en Desde La Habana, su primer blog. Desde octubre de 2009 es colaborador del periódico El Mundo/América y desde febrero de 2011 también publica en Diario de Cuba.

Es hijo de la conocida periodista Tania Quintero, que aunque está exiliada en Suiza, mantiene una intensa labor de búsqueda y análisis de la Cuba contemporánea.

Lecturas:

Salarios en Cuba son una broma: “la gente hace como que trabaja y el gobierno, como que paga” (Martí Noticias).

Cómo llegan los cubanos a fin de mes (el editorial que le falta a ‘The New York Times’) (Diario de Cuba).

Los grandes riesgos del periodismo en las Américas (Diario Las Américas).

 

La continuidad de la isla

Posted on Actualizado enn

Cuba es un país narrado hasta la saciedad. La poesía, el ensayo y la narrativa misma han hurgado hasta la médula para sacar lo mejor y lo peor de un país, que a fuerza de mirarse ha pretendido ser el ombligo del mundo. Javier Negrín, un joven treintañero ahora radicado en Isla de Pinos nos acaba de regalar una de esas joyitas raras, una propuesta para no perderse. Es un libro con cinco relatos cortos, narrados a la velocidad en que se vive la juventud, sin afeites y sin pretensiones.

Pero es más, es un libro invadido por el realismo sucio, hijo adoptivo de Charles Bukovsky y Pedro Juan Gutiérrez. Se admira en una ficción armada como esta que no pretenda ir más allá de sus antecesores literarios. YOTUEL, como juego semántico en la desaparición de la individualidad apuesta por la documentalística, es tal la imaginería que tal parece un sub-mundo vivido por cualquier adolescente becado en el nivel secundario en cualquier parte de Cuba.

Los cinco relatos se engarzan a través del incentivo de unos alumnos, perdularios, perdidos, abandonados por sus padres a la suerte del infierno socialista que se vive en las becas destacadas en los campos, donde cada individuo, bajo el supuesto martiano de complementar Estudio-Trabajo dejaban, dejan, de ser inocentes para descubrir un mundo de pandillas, abusos sexuales, físicos y la presión psicológica de establecerse como personas. Pero juro que ni Negrín, ni sus
figurillas narratológicas dicen nada de esto.

Esto solo aparece en mi agradecida mente de lector. Una violación, o casi; un grupo de hambrientos a lo Tom Sawyer o bastante cercanos al relato “Sin descansar ese verano”, de José Manuel Prieto que son sorprendidos cuando hurtaban alimentos que a su vez los directivos de la beca restringían a ellos. Un incesto ficcionado de hermano sobreprotector a hermana, un accidente bajo la figura de una negligencia, una historia de amor, porque si un libro no tiene una buena historia de amor “es una mierda”, como dice de la vida a cada rato El Intelectual, uno de los personajes de este libro de apenas 500 ejemplares que se va a perder en las descacarañadas librerías de provincia, amén del esfuerzo de Ediciones Ancoras, de la Asociación “Hermanos Saiz” en Isla de Pinos.

Asistir a la presentación de YOTUEL fue una de las mejores cosas que me pasó en las pasadas Romerías de Mayo. Revivir las becas sin el mandato de la generación literaria de los años ‘ 80 donde se incluyen el funcionario-escritor (Abel Prieto), la estrella-escritor (Senel Paz) o el escritor-escritor (Abilio Estévez) de la mano del placeteño Javier Negrín Ruiz es una suerte de brújula. Este es un libro que se parece bastante al Testimonio, ese hijo huérfano de la literatura cubana. El tema de las becas en Cuba, que pulularon en zonas como la Isla de Pinos: Jagüey Grande, en Matanzas; Zola, Camagüey o San Andrés, en Holguín es algo que nos deben la Historia, el Testimonio o el Periodismo para un día, cuando seamos un país adulto. Los niños que viajaron desde Guantánamo a recoger toronjas en Gerona o podar naranjas en el centro del país no fueron mejores ni peores, fueron luego los jóvenes que partieron a matar y morir en el África, a dejar sus vísceras en el Estrecho de la Florida o amanecieron un día sin el Muro de Berlín. Más que el idílico encuentro entre pioneritos que amaban a su patria, las “Escuelas en el Campo” fue uno de esos infiernos que muchos intentan sepultar y el YOTUEL de Negrín Ruiz lo revive a medias  y eso es ya de agradecer. Invitados están.