policia politica cubana

Campeones que mueren en vida

Posted on Actualizado enn

Imagen

Anoche tarde ya supe de la muerte de Arnaldo Mesa, un ex boxeador de la provincia Holguín que se destacó bastante allá por la década de 1980. El digital Diario de Cuba trajo el informe y me dolió como una pedrada en el rostro. Junto a Ángel Espinosa, Manuel Martínez y Ricardo Díaz conformaron un cuarteto temible en los escenarios donde el boxeo aficionado cubano lucía sus mejores galas. Mesa era técnico, fajador y rápido, a lo que se le unía la pegada que todos evitaban. En una edición de la desaparecida Copa del mundo, ellos tres (con espinosa y Martínez) le dieron medallas doradas al país y recibieron a cambio un apartamento o el arreglo de sus viviendas, nada más. Eso y la falta de disciplina, el desestímulo y la precariedad de la vida en provincia los llevó a la miseria. Años más tarde surgirían otros dos: Mario (Mayito) Kindelán, que deslumbró al mundo con su rapidez y Gerardo Doroncelé, este con menor brillo y estancia en la preselección nacional.

A Espinosa se le podía ver hasta hace unos años en cualquier ‘perrera” (puestos de cerveza a granel) luchando su ‘pepino’ para calmar la sed y la frustración. Antes de salir de Cuba volví a encontrarme con mi ex vecino, Manuel Martínez Crespo, jovial, callado, casi un muchacho tímido, pero ahora rendido al pugilateo de buscarse la vida y al de poder ver a sus hijas, radicadas fuera del país. A mesa se le podía ver hasta hace poco en las inmediaciones del parque beisbolero “Calixto García”, buscando alcohol, mujeres o el primer negocio que le abriera paso en el día.  Ricardito Díaz manejaba hace un tiempo atrás un auto soviético (Moscovich) que alquilaba a los viajeros hacia cualquier punto de la provincia, pero se mantiene risueño, arisco y arrimado también al alcohol, viendo pasar la sombra de sus victorias.

Años atrás pudimos ver un excelente documental, Glorias Olvidadas, realizado por Manuel Benito del Valle y Darsy Ferrer sobre varios medallistas olímpicos y mundiales que murieron o viven aún en la miseria en la isla. Lejos de los aplausos, de las medallas y galardones entregados de manos del mismo Fidel Castro, Ángel Herrera y Sixto Soria, por solo citar dos, llevan la suerte de cualquier deportista retirado a la vida provinciana. Ante esta realidad se alza la contraparte de los que se quedaron fuera de Cuba o los que aún dentro, emprendieron el camino de las misiones de colaboración deportiva como entrenadores, árbitros o parte del personal técnico que prepara a otros atletas en cualquier continente. El caso de Mesa es uno más entre tantos, solo basta asomarse a cualquier ciudad y vemos a esa gloria que fue revendiendo artículos varios, rentando su auto de hace veinte años o agazapado, esperando que pase la oportunidad para buscarse la primera moneda del día.

Violador y defenestrado

Posted on Actualizado enn

El torbellino de la corrupción, la falta de ética y la indisciplina han removido los cimientos de la unidad policial en San Germán, provincia Holguín, ha caído otro sabueso de barrio en sus propias fauces, entrenadas para demoler todo vestigio humano. Esta vez el defenestrado es el 1er Tte. Eduardo Gómez Quiñones hasta el momento de su democión fungía coma Segundo Jefe de la Un de Policía en San Germán, Holguín. El citado militar fue sorprendido forzando a juegos lascivos a su hijastra de 15 años por lo que ahora está sujeto a juicio, encerrado en los calabozos de la Unidad de instrucción Policial y en espera de una sanción no menor de 20 años, según el código penal vigente. Hace solo unas semanas su esposa lo sorprendió en la noche. Se suscitó un escándalo familiar y vino la detención.  Hasta ahí sería una noticia más de no ser porque el 1er Tte. Quiñones ha sido catalogado como uno de los más violentos policías que se recuerden en esta zona por mucho tiempo. A decir de testimonios de varios ciudadanos.

Eduardo Gómez Quiñones, impetuoso y joven policía ascendió rápidamente de Oficial de Patrulla a Funcionario del Orden Publico y de ahí al cargo de Segundo al mando del cuartel local. En febrero pasado desde este blog fue denunciada la golpiza que el mismo le propinara al recluso que se encontraba de pase Ramiro Hernández Batista y a quién además de fracturarle una pierna un brazo tienen preso ahora bajo cargos de desobediencia resistencia al arresto. Por ese entonces la esposa del citado policía, que fungía como Directora de Comercio de la localidad algunas semanas después fue sustituida en el cargo debido a ineficiencias en las labores de dirección. Sin embargo este funcionario continuó haciendo de las suyas, una fuente cercana a la familia aseguró que la menor de edad llevaba un diario personal donde había relatado las amenazas de muerte, las escenas de morbo, las obligaciones sexuales a que era sometida y el tiempo transcurrido entre la primera y ultima ocasión. Otras fuentes han indicado que Eduardo Quiñones venia siendo investigado también por hechos de corrupción, lo que no se ha podido corroborar debido al mutismo en que las autoridades mantienen el caso.

Desde inicios del año 2011 a la fecha han sido sancionados por delitos de Abuso del cargo otros inherentes a la disciplina militar en San Germán los siguientes oficiales: Capitán Vladimir Aldana Rodríguez Jefe de Unidad, 1er Tte. Alexander La O, Jefe de Sector. Tte. Jerson Blanco, Jefe de Sector; todos fueron degradados y cumplen condena en establecimientos penitenciarios de la provincia. Además del Tte. Manuel González, hasta hace solo unos meses había sustituido a Aldana Rodríguez como Jefe de Unidad. Quiñones, por su parte, había sustituido a Manuel González como 2do Jefe de Unidad. La opinión de la ciudadanía es que mientras se suceden estos hechos deleznables el grueso de la fuerza policial se empeña en perseguir a vendedores ambulantes, jóvenes desempleados y vigilar a disidentes y desconformes.

Contradesarrollo: una fuerza laboral desorientada

Posted on

Estudiantes de Enseñanza Politécnica

 

Hace poco una noticia desde Guantánamo volvió a conmocionarme por su crueldad y por los oscuros tintes de futuro que presenta para sus actores. La nota la firma el activista de Derechos Humanos Yordis Garcia Fournier y asegura que más de veinte jóvenes fueron advertidos oficialmente por  la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de esa localidad debido a su desvinculación laboral o a conductas que los uniformados creen impropias.

A finales de 2008 y apoyado en una investigación de Jorge Corrales Ceballos informé a través de esta  bitácora sobre las presiones ejercidas  en ese mismo lugar a más de ochenta jóvenes por las mismas causas. En aquella ocasión varios de ellos fueron a dar a la cárcel bajo cargos de Peligrosidad Social Pre-Delictiva. La organización Human Rigths Wachts  resumió en sus anales el incidente y fui detenido varias veces, mi teléfono bloqueado por varios días y me amenazó directamente la policía política de Guantánamo por, según ellos yo estar “hablando por ahí de cosas que no eran de mi localidad”, sin embargo continuaron los atropellos contra jóvenes no solo de allí, si no, de toda la  geografía nacional.
Ahora que la emprenden contra estos imberbes surorientales cubanos sería bueno devolverles  la bola al campo de los responsables gubernamentales. Cuando en menos de cinco años han disminuido las posibilidades de ingreso a la Educación Superior de los egresados de la enseñanza preuniversitaria a niveles alarmantes Qué puede esperarse de aquella ciudadanía flotante?  La sobrepoblación en las matrículas de la Enseñanza Politécnica nos habría reportado una fuerza de trabajo calificada que hubiera impulsado  la economía del país, pero ahora nuestros gobernantes se aparecen con  una ‘reducción de plantilla’ que eufemísticamente llaman “Reordenamiento laboral”  o política  de disponibilidad.

Volviendo al tema de los jóvenes amenazados  vale cuestionar: Si están disponibles, entonces por qué amenazarlos?  Cómo puede ser socialmente peligroso un joven tornero al que han condenado a llenar fosforeras o vender productos  ociosos en una dependencia estatal? Las estadísticas oficiales de  jóvenes desvinculados por falta de una verdadera ubicación laboral nunca serán publicadas, de ahí que poder tener a mano esas cifras  para un análisis lógico del caso no lo veo probable.

Ahora mismo la política educacional es graduar a más ‘técnicos medio’ desde la enseñanza secundaria y volver al plan educativo de cuatro años, pero en qué emplear a miles de egresados calificados en oficios y profesiones que duermen el sueño eterno? Más de medio centenar de institutos politécnicos en todo el país graduaron a jóvenes en especialidades de la Fabricación y la Maquinaria Azucarera, pero aquellos quienes asumieron su profesión por un tiempo se han visto obligados más a la siembra y limpia de la  gramínea que a la fabricación en sí, sin detallar  la depresión del sector azucarero en el último decenio. Hay una fuerza laboral calificada que desborda las posibilidades de empleo, luego de esto si no desean laborar en esferas no afines a sus estudios, por qué calificarlos de inadaptados sociales o proclives a delinquir?

La lógica de las matrículas en politécnicos y tecnológicos en Cuba históricamente fue de la siguiente manera: los alumnos con escasas posibilidades de ingresar a la universidad optaban por la enseñanza media. Con el agravamiento de la  crisis económica en los años ‘90 la balanza se inclinó hacia la comodidad y el sosiego: estudio a media jornada y semi- internamiento de los alumnos, lo que se tradujo en menor esfuerzo para los padres como responsables directos. Ante la reducción de matriculas para los preuniversitarios urbanos y en el campo (y con ello la universitaria), aumentó la  cantidad técnicos medios y obreros calificados, una población flotante ahora difícil de atajar cuando un remanente grande decide  no vivir más de sus padres, sale a fajarse con la vida y en éstas no siempre llevan las de ganar, pero se esquivan hoy, aguantan mañana. Así van hipotecando el futuro  -A quién? ya se sabrá. Para un pillo, otro, dirán algunos.

 

 

Cientocuatro horas entre las sombras.

Posted on Actualizado enn

Me detuvieron el sábado 24 de marzo a las 8.00 am. Había salido a buscar pan para mis hijos y como desobedecí las órdenes de un paramilitar de las Brigadas de Respuesta Rápida, de no salir de casa, un jeep de la guardia operativa junto a oficiales del G-2  (Seguridad del Estado) se  apareció para efectuar mi  arresto.

Me han impuesto un proceso judicial por desorden público, según ellos, incurrí en ese delito al salir de mi casa. En protesta  hice huelga de hambre y sed hasta que el martes amanecí sangrando de  la garganta  y decidí  tomar agua tres veces al día  desde ese momento hasta que me liberaron.
Dormí en el piso de la policía de San Germán por lo que no pude bañarme, ni hacer mis  necesidades fisiológicas.

Como miembro de la pastoral de matrimonio, mi esposa Exilda Arjona y yo nos vimos impedidos de peregrinar a Santiago  de Cuba, a ella le rodearon la casa  con una veintena de efectivos durante esos días y le hablaron de detención inmediata si salía de allí.

Sobre la visita Papal y los discursos de ambas partes hablaré en unos días, digo, si es que por la televisión cubana los  repiten y alcanzo a escucharlos. Hoy solo tengo fuerzas mas para pensar en  los  centenares de católicos y de creyentes detenidos por la policía  cubana para  impedirles que recibieran la bendición papal.

También reflexiono sobre lo ocurrido a la familia de Delmides Fidalgo en Buenaventura, Holguín, donde  turbas alentadas por la policía política golpearon a sus hijas, rompieron objetos en su casa y mantuvieron detenido a un hombre que  profesa la fe cristiana en una denominación que no es de la iglesia católica y que intentaba dirigirse a La Habana a una gestión personal   y no a la misa del Papa.

Todavía hoy  están reportando por emisoras fuera de Cuba que alcanzo a escuchar aquí, de personas lesionadas y amenazadas por un aparato parapolicial que prepara el genocidio de mañana. Ojalá el silencio del pueblo y de la  Iglesia Católica Cubana se hayan roto para ese día.