radio marti

‘Amenazas’: De la serie Periodismo Independiente en Cuba

Posted on Actualizado enn

 Periodista independiente Osmel Ramírez Álvarez, colaborador de Diario de Cuba. Foto cortesía DDC.
Periodista independiente Osmel Ramírez Álvarez, colaborador de Diario de Cuba. Foto cortesía DDC.

El periodista independiente Osmel Ramírez Álvarez fue amenazado por la Seguridad del Estado con ir directo a la cárcel, según denunció este viernes al portal Diario De Cuba, para el que trabaja regularmente.

DDC reportó así la denuncia:

“A principios de la semana fueron a ‘visitar’ a mi hermana a su trabajo en Mayarí (Holguín) y empezaron a asustarla y a decirle que me iban a tener que detener por mi trabajo periodístico en DIARIO DE CUBA y porque la gente con la que me estoy relacionando son mercenarios”, contó el periodista.

El supuesto delito por el que sería detenido es “hacer crítica social y defender sus ideas socialistasdemócratas por medios digitales” independientes.

Asimismo, refirió que el agente usó “técnicas de manipulación psicológica” con su hermana, le pidió incluso “que no me contara nada como buscando cierta complicidad”.

“Usaron chantaje emocional con ella, le dijeron que mi mamá que está enferma del corazón lo iba a pasar muy mal si me cogían preso. Después de todo esto, mi mamá se pasó dos noches llorando”, condenó Ramírez.

Sobre lo ocurrido, el periodista opinó que este es un primer paso: “la estrategia de presión familiar”.

“Yo siempre he sabido que es un riesgo. Y no voy a dejar de escribir”, agregó.

Ramírez enfatizó en que su trabajo para DDC es informativo y que en otros medios como Havana Times publica otros textos más de opinión donde refleja sus ideas socialdemócratas, pero que “ni siquiera esas ideas las acepta” el régimen.

La policía política “recalcó” principalmente su trabajo para DDC: “eso es lo que más les preocupa”, concluyó el periodista.

Ramírez calificó lo sucedido como “un hostigamiento”.

Entre los últimos trabajos publicados por Ramírez en las pasadas semanas en DDC se encuentran textos sobre la situación de los campesinos en Holguín, sobre los carpinteros, el cultivo del tabaco, las “elecciones” y el verano.

Este es el cuarto periodista de DIARIO DE CUBA que es reprimido por la Seguridad del Estado en los últimos tres meses.

En junio, otro periodista de DDC, Manuel Alejandro León Velázquez, fue detenido por el régimen durante dos días. Las autoridades amenazaron con acusarlo de “usurpación de funciones”, “difusión de noticias falsas” y “asociación para delinquir”.

En julio, impidieron viajar desde La Habana a un evento en Colombia a la periodista Yusimí Rodríguez López, y “cercaron” en tres ocasiones la casa de Joan Manuel Núñez Díaz en Bauta.

Asimismo, el jueves fue arrestado en la ciudad de Baracoa el reportero de la agencia de audiovisuales independiente Palenquevisión, Jesús Ernesto Álvarez Carcassés, quien estuvo varias horas en la unidad policial local donde le confiscaron la cámara.

“La detención ocurrió en horas de la tarde mientras filmaba un evento que forma parte de las actividades culturales programadas para el verano”, dijo el director de la agencia, Rolando Rodríguez Lobaina.

Texto y foto tomados de DDC.

La patada de Castro y el aplauso de las ovejas

Posted on Actualizado enn

Una Dama de Blanco es cargada en peso en La Habana por mujeres oficiales del Ministerio del Interior. Foto tomada del portal Cubanet.
Una Dama de Blanco es cargada en peso en La Habana por mujeres oficiales del Ministerio del Interior. Foto tomada del portal Cubanet.

No bien han acabado de dar un bofetón y ya están dando el otro. La máquina de escupir insultos del régimen castrista se dispara de semana en semana.

Arrestos arbitrarios, mítines de repudio y golpizas milimetradas desde los edificios del Ministerio del Interior (MININT) en cada provincia. Ese arsenal de hostigamiento cuenta con la alharaca de las ovejas gritonas que no se atreven a mirar cuánto les queda de pasto en el reino verdeolivo, antes de irse de Cuba.

La mañana de este lunes 2 de mayo fue así: el cubano Daniel Llorente desafió a la turba partidista y les dijo hipócritas en la cara. Los argumentos del joven negro se enfilaron en que el día antes habían gritado consignas antiimperialistas y esa mañana recibían con algazara el primer crucero desde Miami en 56 años de encierro. Luego de una discusión en que una fidelista le hacía gestos para que se mirara el color de la piel, vino la policía y cargó con él.

Nadie se inmutó.

Los juristas cubanos discuten cada año los cuadritos de cada planilla en la mar de la burocracia, cada coma en los párrafos más fútiles y terminan ratificando a Fidel Castro como el mejor exponente de la abogacía cubana. Antes de los mojitos y croquetas de jamón son incapaces de discutir sobre la aberración legal más sonora sobre las que estrujan sus títulos universitarios: la Ley de Peligrosidad Pre Delictiva, una herramienta que ha llevado a miles de jóvenes cubanos a la cárcel hasta por mirar atravesado a un policía.

La prensa castrista es un agujero negro por el que se ha ido la historia del país. La infamia ha tocado a sus puertas y ha preferido narrar la migración de las mariposas en el Valle de Viñales. Jamás los escribidores de los libelos oficialistas han increpado a un oficial del Orden Interior de una prisión o han querido investigar una paliza propinada por las temidas Tropas Especiales del MININT.

Cuando agentes de civil embutían al joven Llorente en el auto patrullero para que no aguara la fiesta del crucero Adonia que entraba a Cuba este lunes, fue la voz de una mujer joven la que se escuchó por encima del bochorno nacional: “¡Tíralo al agua!”. Y La Habana estalló en aplausos.

El país va despacio hacia atrás, hace casi sesenta años, pero los muchachos quieren reguetón y una manguera de dinero para mantener el WiFi, y nadie los va a distraer.

Tres poetas cubanos leen en Miami

Posted on Actualizado enn

hispJuan Carlos Valls, Sergio García Zamora y Rolando Jorge leerán sus textos en la tertulia mensual que celebra el poeta Luis de la Paz en el Miami Hispanic Cultural Art Center.

Este viernes, 15 de abril, el escritor Luis de la Paz tendrá como invitados a tres poetas, tres seres que respiran esa necesidad de decir en verso (o en prosa) pero que se han empeñado en ir contra los trenes de la modernidad. Son tres escritores invitados a la tertulia mensual que De la Paz realiza en el Miami Hispanic Cultural Art Center.

Para la ocasión leerán sus textos Sergio García Zamora, que ha llegado de Cuba; Juan Carlos Valls, un tertuliano conocido en los círculos de la ciudad, y Rolando Jorge, autor de una poesía de difícil construcciones y clasificaciones más esquivas aun.

García Zamora viene de ganarse el premio Premio Internacional de Poesía Rubén Darío 2015, en Cuba ha sido publicado por varias editoriales oficiales, pero su poesía (en casi su totalidad) escapa de los miedos más comunes y está asaeteada por una sinceridad que a veces te hace parecer que vives en un país libre.

Hace dos años la revista Nagari publicó un poema suyo, “Escenas cubanas”, del que extraigo este fragmento:

“En Santa Clara, yendo por la avenida del Papa,/ llamada así tras la visita del sumo pontífice:/ hombre para quien todas la dignidades/ nos deben parecer pocas, según la prensa,/ pasando junto a su estatua, digo;/ recordé que ayer mismo, ayer,/ nuestros cristianos eran perseguidos/ como a cristianos.

El ojo de Saulo de Tarso, el persecutor,/ entraba en las provincias a buscar profesores/ y maestras de kindergarten. Pero soy muy joven realmente para contarlo.”

García Zamora es autor de los poemarios Tiempo de siege, y El afilador de Tijeras, ambos en 2010.

Por su parte Valls, que en Cuba obtuvo el Premio David de Poesía en 1991, ha mantenido “la mano tibia”, escribiendo versos sin dejar enfriar esa relación que cada creador tiene con sus demonios escriturales.

Los animales del corazón, (1994) y Conversaciones con la gloria, (1995), hacen una especie de ruta de la vida y la no-vida cubanas.

Valls puede armar así lo cotidiano, siempre desde la búsqueda de la belleza: “…en las conversaciones siempre se pule algo/ una piedra un camino/ un extenso inventario de cosas que nos fueron/ cercanas luminosas/ extravagantemente familiares”.

Finalmente, Rolando Jorge, es de esa especie de gente que va soltando palabras sin más esperanzas que choquen contra algo, o contra la nada. En varias ocasiones ha dicho (y demostrado) que rehúye de las imposturas intelectuales y los falsos espejismos que rodean a la poesía. Sus “diarios” así lo demuestran:

“Bagatelas de las que me ocupo me permiten/ observar, meditar, mascullar solitario en cama

y que demonios rebullan rojos de ira por los suelos”.

“Regalo 2 sellos de correo excavadores en bandera/ americana a hombre que camina demasiado con/ brazos en jarra, expintor budista, activo en zen,/ venido de nueva york a zona trascendental/

–moneda, sonrisa, cigarro”.

Luis de la Paz ha puesto empeño en este proyecto que lleva a cabo los terceros viernes de cada mes, y de los que han quedado registradas lecturas de poesía, conversatorios con escritores y artistas, así como discusiones encendidas, en un Miami que va quedando lejos de aquel páramo en que lo pintaban.

Viernes de Tertulia tendrá lugar este 15 de abril, a las 8:30 p.m., en el 111 SW 5ta. Avenida, Miami.

Tomado de Martí Noticias

Defender la voz de “los que no tienen voz”

Posted on

Luis Felipe Rojas. Foto: JOsh Siegel.
Luis Felipe Rojas. Foto: Josh Siegel.

Reportaje del periodista Josh Siegel. The Daily Signal, Febrero10, 2015.(Fragmento).

(…)

Recientemente refugiado, el cubano Luis Felipe Rojas, reportero en los Martís, agradece la oportunidad de poder informar sobre las noticias libremente.

Rojas, un hombre bajo y serio con un rostro cansado y una argolla como pendiente, hizo un blog de noticias que ahora tiene un impacto de unas 250.000 personas siguiéndolo dentro (y fuera) de Cuba (Cruzara las alambradas).

“El gobierno se esforzó mucho para detenerlo”, dice Rojas, traducido por (Natalia) Crujeiras desde su Español al Inglés.

En los últimos dos años antes de venir a los Estados Unidos, dice Rojas que fue sometido a más de 20 detenciones arbitrarias y malos tratos físicos a manos de la Seguridad del Estado, todo por hacer un trabajo que pocos se atreverían a intentar.

“Yo tenía que hacerlo, de lo contrario nadie querría”, dice Rojas. “Yo pensé que tenía que hacerlo”

Luego me decidí a solicitar los beneficios del programa de refugiados después de darme cuenta de que me estaba convirtiendo en un blogger y periodista independiente menos eficaz. [En los últimos tiempos sólo en raras ocasiones] tuve la oportunidad de tomar fotos o participar [como periodista] en eventos relacionados con la sociedad civil o recoger datos relacionados con violaciones de los derechos humanos por parte del régimen cubano”.

Rojas se trasladó a los Estados Unidos el 25 de octubre de 2012, en virtud de un programa de refugiados que el gobierno de Estados Unidos ofrece los cubanos que son perseguidos por su opinión, acciones de la resistencia pacífica o por sus preferencias religiosas.

Rojas había estado trabajando con Radio Martí desde 2006, de manera independiente, pero asumió un papel a tiempo completo después de mudarse a Miami.

Hoy en día, es el anfitrión de un programa de radio de conversación y con salida diaria llamado Contacto Cuba y escribe para el sitio web martinoticias.com

Ahora, cuando informa sobre las personas que viven en Cuba, se siente como si estuviera contando su propia historia.

“La gran diferencia ahora es que escucho a nuestra audiencia y las personas que son los protagonistas de las noticias de la sociedad civil, y puedo ayudar a distribuir y amplificar su voz”, dice Rojas. “Eso era antes mi voz. Siempre debemos defender a los que no tienen voz”.

Puede encontrar el artículo completo en Inglés AQUI.

Violencia policial en Cuba, cuatro (malos) ejemplos

Posted on

damas9
Foto tomada de Internet; retomada del blog Pedazos de la isla. Represión policial en Cuba, 2010. (No relacionada con este post).

No siempre las informaciones que salen de Cuba se entienden en su justa medida. En la mayoría de los casos de abuso policial (o para militar) se trata de unos empellones, una patada o un bastonazo. El castigo a veces tiene forma de amenaza, medidas coercitivas e iregularidades jurídicas de todo tipo. La ONG checa People in Need se ha encargado en varias ocasiones de tipificar estos hechos.

Lo que sigue es un extracto de ese trabajo que realizan sin descanso, para que los no iniciados en el tema Cuba conozcan los pasadizos secretos de los malos tratos y las vejaciones que el régimen de La Habana comete a diario con la población civil.

“La violencia contra los detenidos políticos puede tomar dos formas: verbal, que consiste en insultos, intimidación y/o amenazas (las de muerte son las más comunes) dirigidas a algún miembro de la familia); o física, con lesiones que incluso a veces requieren hospitalización. El objetivo de ambos tipos de violencia es debilitar a los individuos psicológicamente y presionarlos para que abandonen sus actividades en la disidencia”, señala el portal dedicado a la defensa de los Derechos Humanos.

A continuación, casos que ilustran estos abusos:

Jorge Luis Claro Galván. El 23 de mayo de 2014, Jorge Luis estaba descansando en el portal de su casa cuando fue detenido por la policía. Le golpearon intensamente, causándole un traumatismo cráneo encefálico que le provocó un vértigo días después, en el baño de la prisión. Se cayó al suelo y se hizo una herida que requirió varios puntos de sutura. Jorge Luis fue posteriormente llevado, a juicio acusado de un delito de robo del cual no existía ninguna prueba. Su familia sostiene que es sólo el resultado de frecuentes amenazas por parte de las autoridades estatales por ser miembro del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL).

Roberto Rodríguez Cardona, miembro del Partido Republicano de Cuba, se dirigía al centro de la ciudad de Bayamo para celebrar el cumpleaños de su hija, el 25 de enero de 2014, junto a sus invitados, cuando fue detenido violentamente por las fuerzas combinadas de la Policía y agentes de la Seguridad del Estado. Le dislocaron el hombro, le golpearon la frente contra una pared y le causaron lesiones dentro y fuera de la boca. Estuvo detenido durante dos días sin asistencia médica. El día 27 del mismo mes fue puesto en libertad sin cargos formales.

Yriades Hernández Aguilera. Foto, cortesía UNPACU.

Yriades Hernández Aguilera, activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), estaba documentando un caso de desalojo cuando los agentes de la Policía Política le rodearon y comenzaron a golpearle. Después se lo llevaron en un auto patrulla a las afueras de la ciudad y allí lo liberaron. Permaneció allí durante 3 horas; los golpes le habían provocado un derrame de líquido sinovial en la rodilla izquierda y no podía andar. Yriades ha sido amenazado de muerte en múltiples ocasiones por su actividad en la disidencia.

Cleider Claro Rosa fue golpeado hasta quedar inconsciente por funcionarios de la prisión de Guantánamo. El incidente ocurrió el 23 de noviembre 2013, cuando se le negó la visita mensual de su familia. El detenido manifestó su desacuerdo y posteriormente fue golpeado por el jefe de la prisión y otros funcionarios por protestar. Perdió el conocimiento, cayó al suelo y fue arrastrado a la celda de castigo donde permaneció durante seis días. Cleider Claro Rosa no pertenece a ningún partido de la oposición.

 

Atentamente,

Cuban Team / Equipo de Cuba

People in Need – Human Rights and Democracy

 

El intercambio cultural, los cimarrones y los rancheadores

Posted on Actualizado enn

Perro y rancheador/pintura cubana.
Perro y rancheador/pintura cubana.

Mi colega Juan Juan Almeida ha escrito otra diatriba contra los que gritan a voz en cuello que pedir permiso a quien te botó de casa es un acto de humillación. Lo ha hecho escudado en el regreso del bolerista Pancho Céspedes bajo la invitación oficialista que le ha extendido su colega Leo Brouwer.

Almeida Jr. desenfunda el fárrago de que estamos confundidos “entre la vida real y las noticias”, que “Perseverar no es sinónimo de sumisión…” y califica de sinsentido el hecho de que los exiliados cubanos no les insistamos demasiado a quienes nos expulsaron de ese país que Pancho Céspedes gozará luego de un permiso del gobierno castrense, que a estas alturas del siglo XXI, y ante la exigua lista de dictaduras militares, adquiere la connotación de ‘Castrista’.

La polémica desatada semanas atrás entre el entrañable Paquito de Rivera y quienes defienden el acto de poner la cara ante la bota militar de La Habana (a ver si no les dan el cachetazo) volvió a sacar los trapos al sol del exilio cubano, un hecho puramente democrático y saludable para cualquier ser humano.

Estoy en contra de quienes argumentan que los trapos se lavan en casa: sencillamente los cubanos no lo podemos hacer porque no tenemos casa, o porque está ocupada hace más de medio siglo por una banda de facinerosos que se creen dueños de la isla que casi todos extrañamos. Grande Estados Unidos que permite lo hagamos aquí… y a la cubana.

No creo que exista voluntad por parte de quienes desde un Palacio en La Habana usan el intercambio cultural con una talanquera en el Aeropuerto Internacional José Martí o la Sección de Intereses en Washington. A estas alturas la única posibilidad que deja el aparato castrista es que los artistas y escritores pidamos permiso para regresar al país que nos vio nacer, y no en mi caso, pero obligaría a muchos de mis paisanos en el exilio, en todos los exilios, a pedirle permiso a militares y funcionarios que no habían nacido cuando ellos se vieron obligados a salir de Cuba.

Los rancheadores

En el artículo que Almeida Jr. publicó en Martí Noticias refiere unas gestiones que hizo (por ser hijo de un comandante guerrillero) junto a su padre para que Céspedes cantara en público hace unos años en Cuba.  A la solicitud del bolerista Juan Juan le llama ‘perseverancia’ e insiste en que lo consideremos “una obsesión contagiosa” (pero no cita a los contagiados, ni falta que le hace).

La lógica de quienes defienden el término “intercambio cultural’ parece ser la de insistir en el regreso sin mirar a las causas que motivaron la partida. En ese sentido el hijo músico de Ramiro Valdés pudiera hacer las veces de traductor entre los pianistas exiliados y las malas pulgas de su padre, un pistolero con buena puntería y al que no le salen las guarachas como al fallecido Juan Almeida, pero sí los decretos militares y los cuños de Prohibición definitiva de entrada al país.

Una parte del estado de opinión defiende a mordidas una avalancha de artistas cubanos frente a los consulados rogando ser recibidos en La Habana, y con ellos a miles de cubanos más, pues si no lo habían pensado estos estrategas, no hay hecho cultural sin público para aplaudir.

De la manera que nos quieren vender el cacareado intercambio parece una brigada artística de montaña que regresa a los campamentos de cortadores de caña o zonas devastadas por un ciclón y que sólo lo puede hacer para un público escogido por los que controlan la zona de desastre.

El venidero 27 de septiembre Pancho Céspedes cantará (o no) “La vida loca” en el teatro “Karl Marx” de La Habana, así “responde” a una invitación del guitarrista Leo Brouwer en la inauguración del VI Festival de Música de Cámara. Almeida Jr. y sus seguidores creen que dedicará “un pensamiento para quienes usurpan el trono de la isla: aquí estoy, lo logré”, dirá Céspedes (piensa JJ). Yo no lo creo, es más, resulta infantil lanzarle trompetillas (desde su “pensamiento”) a quienes hacen presencia física y le han puesto rostro, nombre, cuño y firma a cada acto represivo que han cometido, sin sonrojarse.

En una telenovela cubana un negro esclavo escapa de los barracones, huye al monte machete en mano, pero al ser capturado por los rancheadores lo obligaban a cargar un peñasco y cantar encadenado a pies y manos: “Yo soy Juan Calesero, el que le levantó la mano a su amo…”.

Detenciones y golpizas a disidentes en Guantánamo

Posted on


El 24 de diciembre pasado, como un regalo invertido de Navidad, oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) arrestó a los activistas de derechos humanos Yordis García Fournier (Movimiento de Jóvenes por la Democracia) y Yobel Sevila Martínez (Alianza Democrática Oriental (ADO) en la ciudad de Guantánamo.

Los mismos relataron a reporteros de Palenque Visión que fueron brutalmente golpeados y vejados en presencia de un alto oficial de la llamada Seguridad del estado. Tanto a Yordis como a Yobel los conozco personalmente, sé de su humildad y valor, del compromiso que tienen con la libertad de Cuba. en el caso de garcía Fournier, cumplió una condena de un año y varios meses por un supuesto “desacato” a las autoridades en el año 2008. Sevila Martínez, como varios integrantes de la ADO tiene un rosario enorme de detenciones y golpizas, ordenadas precisamente, por quienes dicen “cuidar el orden público”.