Reforma Migratoria

Malas, muy malas noticias

Posted on Actualizado enn

poster-rolando-pulido

Entre la algarabía un tanto razonable por la salida de Cuba de algunos de los disidentes de más glamour como Yoani S., Rosa María o Eliecer Ávila están ocurriendo cosas más alarmantes. Dos reporteros independientes detenidos (a Cedeño lo liberaron, pero Calixto Ramón continua encerrado. Ángel Santiesteban se levanta cada mañana habanera con el sobresalto de que le envíen una patrulla a buscarle para cumplir los cinco años que le impusieron. El número de detenciones arbitrarias, las palizas y las horas de acoso a los activistas de derechos humanos y opositores en general va en aumento, y por como van los acontecimientos, volverá a imponer el fatídico record.

El Directorio Democrático Cubano reportaba que la Coalición Central Opositora (CCO), de la Resistencia interna en el centro de la Isla, denunció en la tarde de este 16 de febrero de 2013 la muerte del preso Roberto Antonio Rivalta Junco, quien inició una huelga de hambre clamando por su inocencia, de acuerdo a Damaris Moya Portieles, presidenta de la CCO. El Mayor Luis Alcántara, director de Cárceles y Prisiones de Villa Clara y quien conocía del caso es el responsable final de la muerte de Rivalta Junco, aseguran estas fuentes. Otra vida se suma a la lista de personas que prefieren inmolarse a reconocer un delito que no han cometido o soportar vejaciones por parte militares a cargo de su custodia.  El activista del Movimiento Cristiano Liberación Antonio Rodríguez, falleció en el 19 de febrero, hace solo unas horas, “durante un accidente automovilístico en el que también resultaron lesionados los sacerdotes jesuitas Ramón Rivas e Ignacio Cruz Magariño, quienes fueron atendidos en el Hospital Provincial “Gustavo Aldereguía Lima”, de Cienfuegos”, han dicho diversas fuentes, entre ellas el ex prisionero de conciencia Iván Hernández Carrillo. La noticia salió originalmente de la cuenta de Twitter del escritor y ex prisionero político Bernardo Arévalo Padrón, premiado por el PEN Club Internacional, y residente en la localidad de Aguada de Pasajeros, donde tuvo lugar el trágico accidente, reporto en su cuenta de Facebook la periodista de Radio Martí Idolidia Darias.

Decenas de luchadores pacíficos son cercados como animales en el oriente del país para que no transiten libremente por el territorio nacional, mientras algunos ilusos celebran a todo trapo la imaginaria reforma migratoria, emprendida por el general Presidente Raúl Castro para acallar algunas voces discordantes, entretener el auditorio y continuar con el circo romano, a falta del consabido pan que necesitan las masas populares.

Cuba no importa o no cantemos victoria… todavía*

Posted on

Yoanis Sánchez sale de Cuba .- Foto AFP

*Por Amir Valle

Lo siento… no puedo cantar victoria sólo porque (¡¡¡al fin!!!) Yoanis Sánchez, Eliécer Ávila, Rosa María Payá y otros que, seguro, lo harán en los próximos meses, ya pueden viajar sin el humillante permiso de salida. Leo que mucha gente se alegra y canta victoria y abundan frases como: “vencimos esta batalla”, “le dimos una patada en el c… a los Castro”, “ahora, en libertad para entrar y salir de la isla, la oposición puede hacer una fuerte campaña en el exterior”…aún cuando todos estos y otros “cambios” son puro maquillaje que convienen más que nunca antes al régimen de La Habana.

Repito aunque suene alarmista: no creo que sea hora de cantar victoria. Jamás una dictadura, y menos la cubana, da su brazo a torcer. Un régimen que se reacomoda para garantizar su futuro (es eso y no otra cosa lo que hoy sucede en la isla) no da pasos en falso. Eso lo tengo bien aprendido. Y sé bien que para dar esos pasos que el mundo cataloga como “cambios”, aunque hayan sido obligados por algunas circunstancias, ya los cerebros del poder en La Habana tienen que haber establecido sus estrategias nacionales, elaborado sus conexiones con otros poderes similares en el resto de mundo, colocado sus peones en el nuevo juego en el que ellos ya han previsto bien las posibles y futuras jugadas.

Uno de los errores más recurrentes que hemos cometido los cubanos durante estas cinco décadas es regodearnos en supuestas victorias contra el totalitarismo castrista que, como ya la historia misma ha demostrado, esa dictadura no ha tardado en moldear demostrando cuán tontos fuimos creyéndonos vencedores.

Y es bajo ese impacto que, desde que anunciaron hace ya un par de años que modificarían la ley migratoria, he venido hurgando en ciertas fuentes históricas que muestran las estrategias de las dictaduras de izquierda contra la oposición política; he estado removiendo con mis preguntas la experiencia de antiguos analistas políticos del bloque socialista; he fastidiado con algunas encomiendas investigativas a colegas periodistas de varios países donde el “asunto cubano” todavía aparece de cuando en cuando en las noticias.

Los cubanos que queremos un verdadero cambio democrático en la isla, ¿estamos preparados para enfrentarnos a algo como esto?”, me dije cuando leí las anotaciones que he hecho en todo este tiempo de investigación.

Y es que la dictadura juega cartas que ya conocía pero a las que no había tenido que echar mano tan concienzudamente como, seguro estoy, lo está haciendo desde el 14 de enero de este 2013 cuando se hizo efectiva la nueva ley migratoria.